El Partido Popular ha presentado una batería de preguntas parlamentarias en el Congreso y el Senado en la que critica al Gobierno de Pedro Sánchez por acoger al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, con identidad falsa para que fuese hospitalizado en Logroño, donde está siendo tratado contra el coronavirus.

Primero ha sido la portavoz del grupo del PP en la Cámara baja y diputada por La Rioja, Cuca Gamarra, la que ha preguntado al Ejecutivo quién tomó la decisión del hospital al que debía ir y si se han seguido criterios de ocupación de camas, en un momento de alta presión en las UCIs, o se ha hecho una "excepción" en el caso del líder del Polisario. A renglón seguido, ha inquirido al Gobierno por los criterios que tuvo en cuenta para que fuera tratado en un hospital riojano y si se barajó algún otro centro hospitalario.

Las diputadas 'populares' Valentina Martínez y Marta González han preguntado, por su parte, por qué Ghali fue admitido "a escondidas y con un pasaporte falso". Concretamente, se trató de un pasaporte diplomático argelino en el que aparecía otra identidad.

"¿Por que consideró el Gobierno conveniente no informar a Marruecos de su presencia en territorio español?, ¿cómo pudo ser admitido en España con una identidad falsa?", se preguntan ambas parlamentarias haciéndose eco de una de las reclamaciones que Rabat ha trasladado a Madrid en los últimos días.

Mientras, Eloy Suárez, diputado por Zaragoza, ha requerido al Gobierno que aclare cómo se pasaron los "preceptivos controles de frontera", quién acompañó al líder del Frente Polisario y qué personas han acreditado y autorizado la entrada en España de este último.

Una asociación pide al juez la "inmediata detención" del líder del Frente Polisario
Brahim Ghali, líder del Frente Polisario. Europa Press

Desde el Senado, la portavoz del PP en la Comisión de Asuntos Exteriores, Pilar Rojo, ha recordado al Ejecutivo de Sánchez que Rabat ha advertido a España "de que no debe 'minimizar el impacto grave' de la crisis actual entre los dos países".

Por ello, ha inquirido al Gobierno si es "consciente" de esta situación de "malestar" de Marruecos, "provocada por una forma de actuar irresponsable, y sobre todo, poco transparente". También ha pedido saber qué medidas piensa adoptar Madrid para tratar "esta grave situación de crisis que pone en peligro las relaciones de España con un vecino estratégico" como es Marruecos.

El PP ya indicó este lunes que se habían registrado varias preguntas parlamentarios para pedir explicaciones al Gobierno sobre "la entrada irregular, sin comunicar y con identidad falsa" del líder
del Frente Polisario y presidente de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Casado habla con dirigentes marroquíes

Además, Pablo Casado mantuvo reuniones telemáticas con dirigentes de los partidos marroquíes Istiqlal y Reagrupamiento Nacional Independiente (RNI). La llegada del líder del Polisario a España suscitó malestar desde el primer momento en Rabat, que acusó a España de omitir de manera premeditada la acogida de Ghali en lo que ha descrito como una decisión contraria a la relación de "buena vecindad" entre ambos países y de la que el Reino alauí "extraerá sus consecuencias".

En sus reuniones con Aziz Ajanuch, presidente del RNI y ministro de Agricultura y Pesca, así como con Nizar Baraka, secretario general del Partido Istiqlal, Casado les adelantó que pediría explicaciones a Sánchez. En un comunicado, el PP recordó la prudencia de su líder a la hora de hablar de cuestiones de política exterior fuera de España y se remitió a sus declaraciones públicas en España respecto a las relaciones bilaterales.

Este lunes, en un acto organizado por el PPE con motivo del Día de Europa, Casado coincidió con el exministro de Asuntos Exteriores José Manuel García Margallo, y subrayó que Sánchez había conseguido "enfadar" al mismo tiempo a Marruecos, Argelia y el Frente Polisario, al tiempo que apuntó a una crisis "inédita en la historia reciente de España con Marruecos". A su entender, es "una auténtica irresponsabilidad histórica con un socio estratégico como es Marruecos".

La primera visita será a Marruecos

El PP aseguró que estas dos reuniones fueron solicitadas por los dos partidos marroquíes, uno de ellos socio de la IDC (Internacional Democrática de Centro) de la que es vicepresidente Casado, y el otro partido asociado al PPE.

En esas conversaciones, Casado se comprometió a recuperar la tradición de que Marruecos sea la primera visita oficial cuando llegue al Gobierno como han hecho todos los presidentes, excepto Pedro Sánchez. Además, el presidente del PP se comprometió a fortalecer la relación bilateral "fundamental para el ámbito comercial, cultural, turístico, en materia de seguridad, energía, salud, agricultura y pesca".

El principal partido de la oposición recordó que Casado tuvo la ocasión de recibir a la embajadora de Marruecos, Karima Benyaich, el pasado 24 de noviembre, en plena crisis migratoria en Canarias por la llegada masiva de personas a las islas y la situación que se vivía entonces el muelle de Arguineguín (Gran Canaria).