El edema pulmonar agudo, que ha causado la muerte de la niña Olivia Gimeno, según la autopsia, se produce tras una intoxicación por envenenamiento respiratorio al inhalar algo tóxico, según ha explicado a Efe el vicepresidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), Germán Peces-Barba.

Este neumólogo considera que si Olivia falleció por edema pulmonar agudo estaba ya muerta cuando fue lanzada al agua ya que "si hubiera sido un ahogamiento tendría que haber agua aspirada por vía pulmonar".

Peces Barba ha explicado que el edema pulmonar se produce cuando los alvéolos exudan un líquido (el edema) que inunda esos alvéolos que dejan de funcionar porque no hay paso a la entrada del aire.

A juicio del experto, el edema pulmonar se produce "ante una exposición a algo tóxico, algo irritante o abrasivo que suscita la respuesta de exudar el edema", que es un líquido que está donde debe haber aire y corta la barrera para recibir oxígeno.

Según este neumólogo, en un pulmón sano como el de Olivia, el edema no se produce por ahogamiento sino que es una reacción que sufren los pulmones cuando están sometidos a un estrés o a una reacción violenta.

En el caso de Olivia, según Peces Barba, "estamos ante una reacción inflamatoria del pulmón y el contenido del pulmón es el exudado, si la niña hubiera sido lanzada viva al agua tendría agua del mar en su interior y eso no sería un edema, sería un ahogamiento".

Gimeno mató a sus hijas en su finca de Tenerife

Tomás Gimeno, el padre desaparecido en Tenerife desde el 27 de abril junto a sus hijas Anna y Olivia, presuntamente habría dado muerte a las niñas en su finca de Igueste de Candelaria en un plan preconcebido que tenía como fin provocar a su expareja el mayor dolor que pudiera imaginar. Antes de hacerlo, se despidió de su compañera sentimental con una carta y 6.200 euros en efectivo.

Esta es una de las premisas que señala la magistrada titular del  Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción número 3 de Güimar en un auto dictado este sábado para informar al Ministerio Fiscal sobre la procedencia de dejar sin efecto la vigente orden internacional para la detención de Gimeno por delito de sustracción menores.

La despedida de Tomás Gimeno

Antes de cometer el doble asesinato, Tomás Gimeno se despidió de su pareja con una carta y 6.200 euros en efectivo, según ha desvelado La Sexta, que ha tenido acceso al auto de la juez instructora. El escrito describe lo ocurrido durante la tarde del 27 de abril, cuando desapareció con las niñas.

Gimeno entregó a su pareja "un estuche lapicero con cinta de embalar". Le pidió que no abriera hasta las once de esa noche, pero la mujer lo abrió en torno a las cinco de la tarde y comprobó que en su interior se encontraba el dinero en efectivo y una carta de despedida.

Tomás Gimeno "dio muerte a sus hijas envolviéndolas en toallas e introduciéndolas en bolsas de basura y éstas en bolsas de deporte"

Tras entregar el paquete, el progenitor llevó a Anna a casa de sus padres y a la mayor a clases de tenis, donde la niña de seis años permaneció hasta las 18:30. En ese periodo en que se encontraba solo, señala la jueza, Gimeno habría aprovechado para acercarse al puerto donde estaba su embarcación y comprobar que el barco funcionaba correctamente, según La Sexta.

Gimeno recogió a Olivia sobre las 18.30 horas y regresó a casa de sus padres. Allí permaneció alrededor de una hora. Se despidió y volvió a su domicilio en Igueste de Candelaria, donde "Tomás dio muerte a sus hijas, envolviéndolas en toallas e introduciéndolas en bolsas de basura y éstas en bolsas de deporte".