Enrique Rodríguez Galindo, exgeneral de la Guardia Civil y uno de los pocos condenados por el terrorismo de Estado de los GAL, ha fallecido a los 82, según ha podido confirmar Vozpópuli. Tal y como adelantó este diario, Galindo se encontraba en estado grave tras haberse contagiado de la covid-19.

La trayectoria de Galindo estuvo estrechamente marcada por su labor al frente del cuartel de Intxaurrondo de Guipúzcoa durante los peores años de la embestida terrorista de ETA. Bajo su mando fueron arrestados decenas de comandos y cuentos de miembros de la banda.   

En el año 2000 fue condenado a 75 años de prisión por su participación en los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL). Se le condenó por secuestro y asesinato de Lasa y Zabala por lo que fue expulsado de la Guardia Civil. Cuatro años después fue excarcelado por problemas de salud en virtud del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario. 

En enero de 2005, la Audiencia Nacional le concedió el tercer gradoEn octubre de 2013 se le otorgó la libertad condicional a propuesta de la cárcel de Zuera (Zaragoza) de la que dependía.