Nueva polémica entre los futuros MIR y el Ministerio de Sanidad. El departamento que ahora dirige Carolina Darias ha sacado a audiencia pública el Proyecto de Real Decreto de Especialidades en Ciencias de la Salud: la iniciativa legislativa que regulará la creación de nuevas especialidades y las nuevas normas para acceder a las plazas MIR y del resto de titulaciones sanitarias que integran la Formación Sanitaria Especializada (FSE) y los opositores de Química (QIR), Física (RFIR), Biología (BIR), Psicología (PIR), Farmacia (FIR) y Enfermería (EIR).

El año pasado, por primera vez y a consecuencia de la pandemia de covid-19, el Gobierno trató de imponer la selección de plazas por vía telemática. Miles de opositores manifestaron su rechazo al considerar que este sistema les perjudicaba con respecto al presencial y terminaron acudiendo a los tribunales. Un recurso ante el Tribunal Supremo obligó a paralizar el proceso y a establecer una modelo mixto. Sin embargo, el nuevo Real Decreto armará a Sanidad de argumentos jurídicos para que el todo el desarrollo se lleve a cabo de forma electrónica.

Sheila Justo, responsable de MIR de la Asociación de Médicos de Madrid (Amyts) y de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), explica a Vozpópuli que, a través del Real Decreto, el Minsiterio de Sanidad "blinda" la elección telemática de tal forma que "no se puede impugnar judicialmente".

El texto señala que "tanto la elección como la adjudicación de plaza se llevará a cabo en los actos de adjudicación mediante medios electrónicos"

En concreto, el texto señala que "tanto la elección como la adjudicación de plaza se llevará a cabo en los actos de adjudicación mediante medios electrónicos". "Con carácter general, la elección de plaza se realizará de acuerdo con el orden decreciente de puntuación obtenida con la que figure cada aspirante en la relación definitiva de resultados de la correspondiente convocatoria", continúa.

Además, en referencia a la elección de plazas, la nueva norma destaca que "no podrán adjudicarse en la misma convocatoria las plazas que resulten vacantes con posterioridad a los actos de adjudicación por no ser elegidas por los aspirantes o por la renuncia expresa o tácita de aquellos a los que se les hubiesen adjudicado. Asimismo, no se permitirá la permuta de plazas entre aspirantes ni el traslado de centro ni unidad docente, salvo en el supuesto de desacreditación de la unidad docente u otros supuestos excepcionales previstos por la legislación aplicable".

Sheila Justo plantea "si se establece la vía electrónica como un único medio como forma de relación entre los opositores y el proceso, al menos, este debería funcionar correctamente. "El año pasado se detectaron varios problemas: no se podía esperar entre turnos, en el caso de Medicina Familiar y Comunitaria no se podía solicitar hospital... Los opositores se juegan su futuro, así que exigimos que el sistema tenga todas las garantías como las tenía el presencial y que la elección se pueda hacer en tiempo real", concluye.

Los futuros MIR ven desventajas

Hasta el año pasado, los futuros residentes acudían de forma presencial al Ministerio de Sanidad y hacían su elección en función de sus preferencias y de lo que iban escogiendo otros candidatos que habían obtenido mejor puntuación y tenían prioridad. Y se podía cambiar de criterio sobre la marcha.

Sin embargo, la vía telemática les condenaenviar una lista cerrada e inmóvil que solo puede variar hasta 12 horas del turno de adjudicación. Los detractores de este método consideran que esta regla implica "menos garantías de igualdad de condiciones y transparencia".

"La elección telemática únicamente permite modificar la lista de preferencias hasta 12 horas previas al turno de elección asignado, mientras que la forma presencial posibilita la modificación instantes previos a la adjudicación, lo que permite al aspirante adaptar sus preferencias en función a las plazas adjudicadas y las vacantes que van quedando", explican algunos de los afectados a este diario.

Llegado el turno de elección, dicen, si tus opciones han sido escogidas por otros aspirantes, no se otorgará plaza y quedará vacía. Temen quedarse fuera de la FSE.

"Uno de los aspectos que más nos preocupan es la falta de transparencia que puede derivar de llevar a cabo un proceso en diferido e invariable. Tradicionalmente la elección era de carácter público y el aspirante tenía la capacidad de ver en directo que plazas son escogidas con anterioridad a su turno,
pudiendo recalibrar su propia lista y las prioridades de la misma según la marcha, derecho que consideramos indispensable a día de hoy", explican el colectivo Aspirantes a Formación Sanitaria Especializada (FSE) al Ministerio de Sanidad en una carta.

Inquietud y temor

El sistema ha dado errores en varios momentos cruciales -dicen- como, por ejemplo, a la hora de pagar las tasas de los derechos de admisión al examen, habiendo casos documentados de hasta cinco veces que se han tenido que pagar por errores del sistema.

"Todo esto nos lleva a tener una sensación de inquietud y temor, ya que se trata de un paso importante en la vida de miles de aspirantes y no quieren ver sus deseos, esfuerzos y decisiones sometidos a la fuerza de la fortuna y suerte de un sistema informático arcaico y de probada ineficacia", sostienen en la misiva. Y piden una reunión con el director general de Ordenación Profesional, Vicenç Martínez, con el ánimo de poner solución a los problemas.