La Comunidad de Madrid propondrá la inversión de 2.055 millones de euros de los fondos europeos de recuperación para construir la nueva Línea 11 del Metro, conocida como la 'diagonal'. La Consejería de Transportes, que dirige Ángel Garrido, prevé una financiación de 1.625 millones para el desarrollo de la línea, 70 millones para la construcción de dos intercambiadores en Conde de Casal y Valdebebas y 360 millones para la compra de una treintena de trenes, según el plan al que ha accedido Vozpópuli.

La presidente de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, y el vicepresidente, Ignacio Aguado, presentan este jueves la líneas maestras del plan de recuperación. Madrid prevé financiar 242 proyectos por valor de 22.371 millones de euros procedentes de los fondos europeos. Las iniciativas deben ser validadas por el Gobierno central.

Nuevos intercambiadores

La consejería de Garrido aspira a obtener más de un tercio de esa financiación -cerca de 7.750 millones de euros-. El sector del transporte afronta una etapa de cambios por la transformación del modelo energético y las necesidades derivadas de la pandemia del coronavirus. En ese contexto, la Comunidad ultima los detalles de la nueva ley de Movilidad Sostenible, que facilitará, según el Gobierno regional, la ejecución de nuevas inversiones.

"Nuestros proyectos recogen inversiones que permitirán descentralizar y mejorar la movilidad, potenciar la reducción de gases de efecto invernadero y la descarbonización de la flota, y a la vez mejorar la oferta de transporte y fomentar la transformación digital de la movilidad", ha dicho Garrido a este diario.

La ampliación de la Línea 11 del Metro de Madrid es una de las apuestas estratégicas del Gobierno PP-Ciudadanos. El proyecto conectará Cuatro Vientos y Valdebebas con un eje de 33,5 kilómetros que transcurrirá de suroeste a nordeste.

Línea 11, entre 2022-2026

Las primeras obras comenzarán en 2022. El proyecto se construirá en varias fases y se espera completar en 2026. Garrido considera esta obra como la gran línea vertebradora del Metro. La diagonal conectará once de las doce líneas del suburbano, unirá siete de los intercambiadores de transporte de Madrid y llegará a puntos estratégicos como la estación de Atocha y el aeropuerto de Barajas.

Una de las claves del plan es la construcción de los intercambiadores. Uno en el sur, en Conde Casal y otro en la zona norte, en Valdebebas, que dará acceso a nuevas infraestructuras de la región como el hospital Isabel Zendal, la futura Ciudad de la Justicia y la ampliación de IFEMA.

En el tramo sur, la Línea 11 se extenderá desde su extremo actual en La Fortuna hasta Cuatro Vientos y se completará con la ampliación ya anunciada de Plaza Elíptica a conde Casal. En el tramo central, se conectará Conde Casal con Mar de Cristal. Y el tramo norte unirá Mar de Cristal con la nueva estación de Ciudad de la Justicia y Aeropuerto T-4.