La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha asegurado que como miembro del Gobierno está obligada a cumplir las recomendaciones sanitarias y la prohibición de las manifestaciones del 8 de marzo, pero ha denunciado un "señalamiento" y "criminalización" del movimiento feminista.

La ministra de Igualdad ha participado este jueves en un acto organizado por el sindicato CCOO con motivo del próximo Día de la Mujer y ha lamentado que hay quienes quieren "negar" la calle a las mujeres, "el derecho a la calle que tanto nos costó conseguir, la calle para estudiar, la calle para trabajar, la calle para reivindicar y conquistar derechos".

La Delegación del Gobierno en Madrid ha anunciado hoy la prohibición "por motivos de salud pública" de todas las convocatorias de manifestaciones o de concentraciones que habían sido comunicadas para los días 7 y 8 de marzo en la Comunidad.

"Señalamiento" a la lucha feminista

"Como miembro del Gobierno lógicamente estoy obligada a cumplir escrupulosamente con las indicaciones de las autoridades sanitarias y así lo hemos dicho estos días insistentemente. Debemos hacer caso a las recomendaciones sanitarias", ha subrayado la titular de Igualdad.

Sin embargo, ha advertido que ese cumplimiento con las recomendaciones sanitarias no significa que no sepamos el "señalamiento" a la lucha feminista "por parte de quienes tienen una agenda reaccionaria convenientemente engrasada".

"A mí, a nosotras, no nos van a encontrar en esa criminalización del movimiento feminista", ha asegurado la ministra. En el Ministerio de Igualdad -ha dicho- "van a encontrar una oposición firme a esa España gris, machista, que nos quiere de vuelta a nuestras casa por parte de la extrema derecha".