El Gobierno celebra que dentro de tres décadas habrá un millón menos de alumnos porque de esta forma podrá duplicar el gasto por alumno en los niveles de infantil, primaria y ESO "como Dinamarca" y sin "apenas incrementar el gasto público".

Así se recoge en el proyecto estratégico España 2050 que el presidente Pedro Sánchez presenta este jueves y al que ha tenido acceso Vozpópuli. El estudio ha sido elaborado por la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia, una de las direcciones generales de la Presidencia del Gobierno, e invita a "la reflexión, al diálogo y a la acción colectiva". "No pretende ser una hoja de ruta rígida para el cambio, sino una invitación al cambio", aclara el documento.

"Los seres humanos no podemos predecir el futuro, pero sí podemos soñarlo, planearlo y hacerlo realidad. Seamos optimistas. Recuperemos la confianza en el progreso, en nuestro país y en nosotros mismos. El bienestar de las generaciones presentes y futuras depende de ello", plantea el Ejecutivo.

En las próximas décadas se producirán una serie de cambios demográficos que, bien aprovechados, harán aún más factible lograr las mejoras que necesitamos

En cuanto al bienestar de las generaciones futuras, el Gobierno tiene presente que en 2050, España tendrá unos 800.000 estudiantes menos de entre 3 y 15 años de edad y esta contracción de la población estudiantil "bien gestionada" podría "abrir la puerta a una serie de mejoras" en el sistema educativo.

"Las próximas décadas se producirán una serie de cambios demográficos y tecnológicos que, bien aprovechados, harán aún más factible lograr las mejoras que necesitamos. En 2050, España tendrá unos 800.000 estudiantes menos de entre 3 y 15 años de edad y esto equivale a tener unas 33.000 aulas de 24 alumnos menos que en 2019", destaca el texto.

El Gobierno asume el cierre escuelas rurales

"Esta fuerte contracción de la población estudiantil obligará a cerrar varios colegios, sobre todo en la España rural, y a reducir el tamaño de otros muchos. No obstante, bien gestionada, también abrirá la puerta a una serie de mejoras profundas en el sistema", dice el Gobierno.

De entrada, celebra el plan 2050, España podrá duplicar su volumen de gasto por alumno en los niveles de infantil, primaria y ESO, "pasando de los 4.880 euros actuales a unos 9.640 en 2050 (nivel actual de Dinamarca) sin apenas incrementar el gasto público".

El Ejecutivo traduce esta situación en una "inyección de recursos" que "servirá para impulsar prácticas como la co-docencia, aumentar las tutorías de apoyo para los estudiantes más rezagados, y mejorar las condiciones del profesorado".

Además, considera que las instalaciones que ya no sean necesarias se podrán reconvertir y destinar a otras modalidades formativas, como la educación infantil de 0 a 3 años o la recualificacion de adultos, cuya demanda sí crecerá en el futuro.

La mayor disponibilidad de recursos económicos también permitirá al país "impulsar la digitalización del sistema educativo" que, según recuerda, estará ya iniciada con la inyección de fondos europeos. "En las próximas décadas, la generalización de las nuevas tecnologías modificará la forma en la que se aprende, enseña, evalúa y tutela a los alumnos en nuestras escuelas", sostiene el Gobierno.

"No pretendemos adivinar el futuro, sino entenderlo mejor, mediante el análisis de la evidencia empírica y el estudio de megatendecias como el cambio climático, la digitalización o el envejecimiento demográfico", aclara la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia.