Puertas bloqueadas por el hielo, cubiertas de gimnasios destrozadas, árboles enormes que impiden el paso, goteras, calefacciones estropeadas... La estampa que presentan los colegios e institutos de la Comunidad de Madrid tras el paso de la borrasca Filomena dificulta la inminente vuelta a clase prevista por el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso para este lunes.

En total, la Consejería de Educación ha detectado 318 incidencias y desperfectos, pero decenas de centros ni siquiera han recibido la inspección de los técnicos. El Ejecutivo regional decidió retrasar la reanudación del curso escolar hasta el 18 de enero debido a las condiciones climatológicas, aunque ahora reconoce que no todos podrán abrir. 

"Tenemos un plan de inspección. El lunes se volverá a las aulas excepto en aquellos centros donde haya problemas de acceso o daños graves que afecten a la seguridad. En estos casos, la enseñanza continuará de forma telemática", explican a Vozpópuli fuentes de la Comunidad de Madrid. Al menos 62 colegios en la región no van a poder empezar el lunes debido al bloqueo de los accesos. 

Pero estos no cuentan los de la ciudad de Madrid, cuya inspección depende del Ayuntamiento. Solo en la capital, los 21 distritos han reportado al área de Coordinación Territorial un total de 125 incidencias en 87 centros. Ahora hay que evaluar si estos desperfectos impiden o no abrir sus puertas en menos de 72 horas. El resto de colegios e institutos de la capital aún no han sido evaluados por los expertos.

Bachiller Alonso López, en Alcobendas.

Contrato urgente con Tragsa

"Para que las clases se puedan reanudar con garantías, los técnicos de los distritos y los de Urbanismo tendrían que hacer sus evaluaciones antes del lunes. Hay mucha preocupación porque no se puede llegar a supervisar el estado de todos los centros. Por eso también se ha puesto en marcha un contrato con la empresa pública Tragsa, pero es muy difícil que abran todos", reconocen fuentes municipales.

Uno de los centros que han sufrido daños más graves es el instituto Ramiro de Maeztu. Su polideportivo, apodado como La Nevera y sede principal de la cantera de Movistar Estudiantes, se ha hundido y tendrá que ser demolido y construido de nuevo. La Comunidad de Madrid se encargará de ello.

Colegio de Aparejadores

Desde el IES Juan de Mairena de San Sebastián de los Reyes ya han solicitado ayuda al Colegio de Aparejadores de Madrid para que los técnicos puedan evaluar los desperfectos, tal y como han instado las autoridades educativas.

"El mantenimiento de los colegios depende de los ayuntamientos, pero el de los institutos depende de los propios centros. Nos han dicho que solicitemos la inspección al Colegio de Aparejadores, pero faltan pocos días para abrir y no ha venido nadie. No estamos seguros de la vuelta a clase, hay mucha incertidumbre", reconoce Marián González, la directora.

Patio del IES Juan de Mairena cubierto de nieve el pasado viernes.

"Se han caído algunas estructuras, sobre todo en los centros más antiguos, y, en general, hay muchas puertas y accesos bloqueados por el hielo", señala González, que además es miembro de la Asociación de Directores de Instituto de la Comunidad de Madrid.

Según recoge la página web del Colegio de Aparejadores de Madrid, el Gobierno de Ayuso busca con urgencia profesionales voluntarios para "proceder a realizar una inspección visual y emitir el correspondiente dictamen técnico" de los 1.500 colegios e institutos de la región.

"La disponibilidad debe ser inmediata en las 24 horas siguientes a la recepción del encargo, teniendo presente que los informes deben estar disponibles antes del lunes 18 fecha en la que abrirán los Centros Educativos", puntualiza el anuncio. Pero faltan apenas menos de 72 horas.

Denuncia de sindicatos

Teresa Jusdado, secretaria del sector de Enseñanza de UGT Madrid, explica a este diario que los equipos directivos están valorando los desperfectos y "muchos no ven claro el poder reabrir".

"En todos los tejados se ha formado una enorme capa de hielo que se va deshaciendo con el sol y caen bloques. En algún instituto, los muros están totalmente agrietados", apunta. "Las cubiertas de los gimnasios no han resistido y los árboles caídos impiden el acceso a las instalaciones y patios", añade.

Patio del CEIP Duque de Alba, en Loeches.

Desde el área de Enseñanza de UGT denuncian que muchas de las incidencias recogidas se han detectado "de forma visual por las direcciones de los centros y no por expertos en la materia". "Han decidido que los centros contraten a aparejadores y arquitectos 'voluntarios' que deben tener los informes antes del lunes a cambio de 300 euros que los centros deben hacer efectivos", apuntan.

"Consideramos inaceptable que se pretenda quitar importancia a los casos detectados, que suponen, aproximadamente, el 34% de los centros educativos públicos y ello sin haber procedido aún a la inspección técnica imprescindible", insisten.

En Aragón, otra de las comunidades más afectadas por el temporal, ya han reanudado las clases presenciales. Aunque dos institutos se mantienen cerrados y algunas rutas escolares se han visto afectadas. Según indican desde la Consejería de Educación, Filomena ha obligado a suspender cuatro rutas escolares, dos en Huesca y otras dos en Zaragoza. Además, en la provincia de Teruel, un autobús no ha podido entrar en dos municipios concretos.

Mejoras en las clases 'online'

Por otro lado, los directores de secundaria de la Comunidad de Madrid celebran que alumnos y profesores se hayan adaptado "mucho mejor" a la enseñanza 'online' estos días que durante la pasada primavera. Aunque reconocen ciertas "dificultades" para acceder a la plataforma digital EducaMadrid, aseguran que han podido dar clases "sin demasiados problemas".

Desde la Consejería de Educación celebran que el número de usuarios de EducaMadrid se ha multiplicado casi por tres desde la cancelación de las clases presenciales por la borrasca Filomena. Durante la jornada del miércoles cerca de 200.000 alumnos y 20.000 docentes de la región se conectaron, casi de manera simultánea, una cifra muy superior a los más de 67.000 alumnos y cerca de 10.000 profesores que lo hicieron en los días previos a las vacaciones de Navidad", indican.