El presidente de la Xunta y líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, ha asegurado este viernes que "del pasado no se reniega, se aprende" y ha cuestionado además la decisión de Pablo Casado de que el partido cambie de sede. Ambos líderes se han reunido este viernes en la sede Génova, según han confirmado fuentes de los 'populares'.

Después de que Casado asegurase el martes que no darán nuevas explicaciones sobre la corrupción del pasado, el líder gallego ha señalado que el PP no se esconde ni titubea "con asuntos escabrosos" de su historia.

"Del pasado no se reniega, se aprende", ha sentenciado Feijóo en una entrevista con Cope.

Y sobre el cambio de sede, una decisión de la dirección, ha asegurado: "Si cada vez que un partido tiene un problema" va cambiando de sede "no habría una sola sede en España que mereciese ser ocupada por un partido".

Considera el presidente gallego que un un partido lo importante no es "solamente ganar elecciones" puesto que "un político que no gana al final será relevado por un compañero" y que la responsabilidad de Casado es consolidar al PP como "gran referencia y única alternativa al socialismo, al independentismo y al populismo"".

Fraga, ejemplo para Feijoó

Como ejemplo de líderes que no han ganado elecciones generales, Feijoó ha puesto a Manuel Fraga. "Hizo algo mucho más importante: fundar un partido de centro derecha, alternativa al socialismo", ha argumentado.

Feijóo se considera parte de esta tarea de Casado y, como el presidente del PP, ha censurado la vuelta del caso Bárcenas al debate público antes de unas elecciones, y le ha acusado de "ensuciar la vida del partido".

Además, se ha preguntado si hay algún partido que no tenga a nadie imputado, haciendo alusión al caso de los ERE en Andalucía con "condenados" del PSOE y ha abogado por que "cada uno limpie su casa".

También ha aludido a la situación "preocupante" generada por los disturbios que han seguido al encarcelamiento del rapero Pablo Hásel, "un señor acusado y en algún caso sentenciado por enaltecimiento del terrorismo, por allanamiento, por lesiones y con el que medio Gobierno está de acuerdo con él y todo el Gobierno corre para modificar el Código Penal".

"Y la parte de Podemos dice que es un atropello y a la vez el vicepresidente del Gobierno pide el control de los medios de comunicación; parece que un señor puede decir lo que quiere pero los medios tienen que estar controlados por el Gobierno", ha señalado.