Su servicio es esencial, especialmente en los tiempos que vivimos. Sin embargo, la despoblación que afecta a muchas zonas de España amenaza su existencia, la de las 5.500 farmacias ubicadas en zonas rurales.

Solo en 2019 tuvieron que echar el cierre 20 establecimientos de este tipo debido a la inviabilidad económica a la que se enfrentan. Aunque la cifra no parece muy elevada, sin ellos se pone en riesgo el acceso a los medicamentos de cientos de personas que en muchos casos no pueden desplazarse hasta el municipio más cercano para adquirirlos.

Actualmente, el 25% de las 22.102 farmacias que hay en España están en el medio rural. Además, 822 se consideran farmacias VEC, es decir, con la viabilidad económica comprometida debido a los recortes en el sector, las bajadas de precios o la mencionada despoblación.

“Para ellos somos todo”

Elena regenta desde hace años una farmacia en Requejo (Zamora), un pueblo en el que actualmente hay censadas 171 personas, pero en el que, asegura, durante el invierno viven 50 o 60. Su trabajo no se limita únicamente a atender a los clientes en su establecimiento, sino que también tiene que desplazarse a municipios cercanos donde tiene boticas. Esto lo hace fuera de su horario comercial y supone un trabajo extra.

En conversación con este diario, Elena pone de relieve el importante papel que cumplen los farmacéuticos en la denominada ‘España vaciada’, en la que además de dispensar los medicamentos ayudan a sus clientes dándoles indicaciones y resolviendo dudas, convirtiéndose así en el referente sociosanitario de la zona. “Muchas veces para ellos somos todo. Los hijos que no están aquí o los padres porque les reñimos”, señala la también vocal de la Sociedad Española de Farmacia Rural (SEFAR).

A este trabajo se suman también las guardias, que en el caso de los farmacéuticos no están remuneradas. "Yo he hecho hasta semanas enteras de guardia y tengo compañeros que hacen una semana sí y otra no. No hay dinero que pague eso", asegura Elena. "SEFAR aboga por un fondo de compensación para que la farmacia rural sea viable y sus titulares tengan un sueldo digno", remarca.

Lo importante es intentar diseñar estrategias con la administración que nos ayuden a consolidar este servicio en las zonas rurales"

"En muchas ocasiones es el único sanitario en la zona o incluso la única persona titulada. Cumplen un papel fundamental en la lucha contra la despoblación", remarca en conversación con Vozpópuli Francisco Izquierdo, presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha (COFCAM) y del Colegio de Farmacéuticos de Ciudad Real. "Cuando alguien se muda a un sitio nuevo una de las cosas en las que se fija es que haya una serie de servicios como puede ser una farmacia, por lo que mantenerlas abiertas ayudaría a fijar población", explica.

Para Izquierdo una de las soluciones para evitar el cierre de estos establecimientos pasa por aprovechar la escasez de servicios en esas zonas de forma que se puedan encomendar al farmacéutico "aquellas tareas que estén dentro de su ámbito competencial". "Lo importante es intentar diseñar estrategias de este tipo con la administración que nos ayuden a consolidar este servicio en las zonas rurales", concluye.