Jaume Alonso-Cuevillas, miembro de la Mesa del Parlament de Junts, se ha abstenido en la votación sobre el voto delegado a Lluís Puig, quien fue elegido diputado en las elecciones del 14 de febrero en la candidatura de Laura Borràs y se encuentra huido de la justicia española por su implicación en el procés.

El también abogado de Carles Puigdemont dejó su escaño en el Congreso de los Diputados para integrarse a la lista de Junts del pasado 14-F. Fue elegido miembro del órgano rector de la Cámara catalana y anteriormente había estado en todas las quinielas para ser el futuro consejero de Justicia si había pacto entre Junts y ERC para conformar gobierno.

El dirigente nacionalista ha justifica su decisión alegando conflicto de intereses al haber formado parte del equipo jurídico en la defensa de Puig en Bruselas. De este modo, Cuevillas evitará cualquier responsabilidad judicial como miembro de la Mesa.

De acuerdo con un informe de los letrados del Parlament durante el inicio de la pandemia, la delegación del voto únicamente se puede llevar a cabo por motivos de salud o de imposibilidad por razones de urgencia de asistir al Parlament. Es decir, en el caso actual no estaría justificado. Pese a ello, la mayoría de la Mesa -sin el PSC ni Cuevillas- ha decidido facilitar la delegación y que la diputada Gemma Geis vote en nombre de Puig.

Como informó Vozpópuli, la oposición ya anticipó que recurriría en el Tribunal Constitucional la decisión de facilitar el voto delegado a un fugado de la justicia. Y este viernes tanto PSC como Vox, PP y Cs se han opuesto a la decisión de la Mesa de aceptar el voto delegado. Tanto la formación naranja, como Vox y PP han anunciado que presentarán un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

Esta decisión de Cuevillas, antiguo compañero de la presidenta del Parlament en el Congreso, llega después de que Laura Borràs hubiera renegado de Roger Torrent, predecesor en el cargo, por no haber investido a distancia a Puigdemont y haberse ceñido a los informes de los letrados del Parlament para no contravenir al Tribunal Constitucional.

Como avanzó también este medio, Borràs inició una purga al frente del equipo jurídico de la institución. No obstante, el primero que no se ha alineado con su voto ha sido uno de sus hombres de confianza en Junts.

Críticas de ERC

El secretario cuarto de la Mesa del Parlament, Ruben Wagensberg (ERC), ha reprochado al secretario segundo, Jaume-Alonso Cuevillas (Junts), haberse abstenido. En un tuit ha sostenido que "para volver a tejer confianzas y acuerdos también sería bueno compartir con el resto de los miembros independentistas de la Mesa el sentido de un voto tan importante como este".

"Se trataba de proteger en bloque los derechos políticos de un diputado y, en consecuencia, los de toda la ciudadanía", ha añadido en el primer encontronazo de la legislatura entre miembros de ERC y Junts en la Mesa del Parlament, replicando los que se sucedieron en el pasado.

En la reunión de la Mesa celebrada antes del pleno de investidura del candidato a la Presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, se han rechazado las peticiones de reconsideración presentadas por el PSC-Units, Vox, Cs y el PP para evitar que Puig delegara su voto, pero la Mesa las ha rechazado, de manera que su voto se contabilizará.