'Caso Popular'

Una ampliación de capital 'manipulada' e insuficiente: los dardos de Saracho contra Ron

El expresidente del Banco Popular ha presentado ante el juez una versión más comedida de su declaración en el Congreso de los Diputados y, aunque ha evitado los señalamientos, ha detallado los principales errores de su antecesor

El expresidente del Banco Popular Emilio Saracho a su llegada a la Audiencia Nacional
El expresidente del Banco Popular Emilio Saracho a su llegada a la Audiencia Nacional EFE

Con cigarro en mano, a paso lento, acompañado de sus guardaespaldas y de un afectado de la quiebra del Banco Popular que le ha increpado a lo lejos. Así ha salido Emilio Saracho este miércoles de la Audiencia Nacional tras cinco horas de interrogatorio. El expresidente de la entidad ha ofrecido una versión más comedida que la que presentó en julio de 2018 en el Congreso de los Diputados. Aún así, ha soltado par de dardos contra su antecesor Ángel Ron. En concreto, el banquero ha criticado la ampliación de capital de 2016 que se investiga en la causa: la ha considerado insuficiente -al haberse realizado por 2.500 millones- e irregular -al haberse prestado dinero del banco a los propios inversores de la operación sin deducirlo del capital-.

Fuentes presentes en el interrogatorio han asegurado a Vozpópuli que el fiscal Antonio Romeral ha tenido que preguntar hasta tres veces para que Saracho concretara quién había dictado la orden de realizar el préstamo de 400 millones de euros para la compra de acciones. Finalmente, ha señalado a Francisco Gómez, quien fuera 'número dos' del entonces presidente Ron.

El problema no era el préstamo en sí mismo, sino que se contabilizaron las acciones que se compraron a través de préstamo como capital, lo que tuvo que ser informado por el propio Popular en abril de 2017 en un hecho relevante de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

A esta irregularidad se suma la propia ampliación de capital considerada insuficiente por Saracho. El exdirectivo ha reconocido a la Fiscalía anticorrupción que la ampliación de 2016 -por la que se investiga a Ron y a la cúpula- solo daba para cubrir las deudas. A su juicio, la operación debió haberse realizado por 8.000 millones y no por 2.500 millones de euros. 

En el marco de las pesquisas, el fiscal también ha preguntado por el informe del Banco de España en el que se habla de presuntas irregularidades en varias de las tasaciones, a lo que Saracho solo ha respondido que le "sorprendía" que las tasaciones inmobiliarias en el 2017 fueran inferiores a las que había hecho el banco tres o cuatro años antes. 

Pero eso no fue lo único que sorprendió al exdirectivo. Saracho ha dicho haber quedado "estupefacto" al conocer que la entonces directora de riesgos del Popular, Carmen Riveras, no sabía del capital que le faltaba al banco, según fuentes jurídicas presentes en la declaración.

Un Saracho "comedido"

Pese a que estas afirmaciones perjudican directamente a Ron, Saracho ha sido "muy comedido en las acusaciones" contra su antecesor, según fuentes presentes en el interrogatorio que han asegurado que el expresidente del Popular ha intentado no echar tierra sobre Ron -salvo en los puntos clave-, que ha evitado dar nombres y que se ha limitado a detallar el estado financiero del banco que recibió.

Los exdirectivos del Popular (de izda. a dcha.) Ángel Ron, Emilio Saracho y Pedro Larena.
Los exdirectivos del Popular (de izda. a dcha.) Ángel Ron, Emilio Saracho y Pedro Larena. Banco Popular

El banquero ha asegurado que desconocía la situación real del Popular antes de su llegada al cargo y que, tal y como dijo en el Congreso, fue Reyes Calderón, consejera independiente de Ron, quien le ofreció el puesto. Una vez en la presidencia lo que hizo fue "lidiar con la crisis", según señaló en 2018 en la comisión de investigación y ha reiterado ahora en la Audiencia Nacional. 

Preguntado por las presuntas filtraciones por las que se le acusa, Saracho ha asegurado que se produjeron, pero que desconoce el origen. En este sentido, ha desmentido que tuviera una estrategia para hundir el valor del banco y que participara en la campaña de desprestigio. Se espera que el fiscal y el juez retomen este punto mañana, al tratarse de la base de la acusación contra el banquero en la pieza separada número dos del caso Popular.

Un juez exhaustivo

Tras cinco horas de declaración en sede judicial aún quedan por examinar las semanas previas a la venta del Banco Popular. Este miércoles, el juez instructor José Luis Calama Teixeira ha practicado un interrogatorio "muy exhaustivo", según varias fuentes del caso, con un enfoque específico en la primera parte de sus 108 días de gestión y en los días previos a su nombramiento.

Este jueves, el fiscal Antonio Romeral tendrá que continuar con el interrogatorio. Saracho podrá elegir si responde o no a los abogados del resto de las acusaciones o si solo contesta a preguntas de su letrado. Se prevé que la comparecencia se retome a las 9.00 horas y se mantenga hasta las 15.00 horas. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba