Ciudadanos celebrará su próxima convención política de los días 17 y 18 de julio en el complejo madrileño de Duques de Pastrana, según supo Vozpópuli de fuentes de la formación naranja. Se trata del lugar que eligió Albert Rivera justo hace dos años para cargar contra los críticos que le habían desafiado en la Ejecutiva naranja tras la inesperada dimisión de Toni Roldán.

Las citadas fuentes descartan cualquier paralelismo entre ambos eventos y subrayan que el partido se ha decantado por este emplazamiento en el paseo de La Habana ya que el aforo y las normas de distanciamiento así lo exigen, si bien aún no se sabe el formato que tendrá este cónclave.

El complejo de Duques de Pastrana fue el escenario a finales de junio de 2019 de un Consejo General convocado por Rivera a los pocos días de la deserción de Roldán. Fue el último gran evento de Ciudadanos con él en la presidencia del partido centrista.

En medio de una enorme tensión por la Ejecutiva de Cs que se había celebrado unos días antes y tras varios días de silencio, Rivera retó a los críticos de la formación naranja que la animaban a negociar con Pedro Sánchez a fundar otro partido y sumarse al proyecto político del entonces presidente en funciones del Gobierno.

La advertencia de Rivera

“Si algunos piensan que el sanchismo tiene que campar a sus anchas, en todo caso que presenten un partido político y se sumen a Sánchez”, indicó el entonces presidente de Ciudadanos -sin citar a nadie en concreto- antes del inicio del Consejo General, el máximo órgano político entre asamblea generales.

El partido hizo un cuidadoso cierre de filas con Rivera, que había sido cuestionado por dirigentes como Luis Garicano, Javier Nart o Francisco Igea tras el portazo de Roldán. En su discurso hubo asistentes de Cs Madrid que entraron en la sala para aumentar el volumen de los aplausos sin ser miembros del Consejo General.

“¿Alguien se cree lo que digan Sánchez y sus tentáculos? Nos importan lo que digan los más de cuatro millones de españoles que nos votaron”, subrayó Rivera a los suyos en aquel discurso cuando Ciudadanos tenía 57 escaños.

La convención de Arrimadas

El partido naranja celebrará en tres semanas su primera convención política. Arrimadas ya ha señalado que el citado cónclave no está pensado para hablar de "líos" de la formación. "Se habla demasiado de los intereses de partido. Y se habla muy poco de los intereses de los españoles", constató en una rueda de prensa reciente.

"Quiero que el acento de esta convención sea político, de propuestas, de medidas, de soluciones, de hablar de futuro", subrayó la líder de la formación naranja antes de hacer hincapié en que los españoles se merecen "una política que hable más de soluciones a los problemas".

En este sentido, Arrimadas incidió en que a la dirección nacional están llegando "centenares de propuestas de la militancia" de cara a esa convención política y que la "inmensa mayoría" de las propuestas "están encaminadas a reformas, a hablar de futuro, a recuperar la ilusión de este país, a acercarnos al liberalismo en Europa".

Reunión del Comité Permanente de Ciudadanos en mayo.

Una de las incógnitas por dilucidar es si Cs cambia de nombre. En la actual dirección nacional hay voces que apuestan por dar este paso al constatar que la marca, que nació hace 15 años, está ahora "desgastada" por los sucesivos batacazos electorales desde "la noche del 10-N" y creen que este debate se va a suscitar en la convención política.

"No hay ningún temor o miedo a afrontar ese debate en la convención", subraya a Vozpópuli un dirigente próximo a Arrimadas, que recuerda que a la nueva Secretaría de Comunicación encomendada al vicesecretario Daniel Pérez se le ha añadido la coletilla "e Imagen Corporativa". Todo un indicio de que la presidenta de Cs sopesa darle un lavado de cara al partido.

Quiero que el acento de esta convención sea político, de propuestas, de medidas, de soluciones, de hablar de futuro"

Inés Arrimadas

El citado cónclave naranja está pensado para "rearmar ideológicamente" al partido naranja, hace hincapié esta fuente, con un "debate de ideas" en el que se quiere apostar más por lo liberal en detrimento del centro, una "palabra refugio" a la que PP y PSOE recurren en cada cita electoral para pescar votantes de Cs.

"El centro no es un lugar para quedar bien con todos", hace hincapié otro miembro del Comité Permanente, que apuesta por subrayar las diferencias ideológicas que la formación naranja tiene, a su juicio, con los populares. "El liberalismo es más que el tipo económico al que recurre el PP. Detrás de esta ideología está el apoyo a la eutanasia, al aborto libre o a la gestación subrogada, por ejemplo. Líneas a las que nunca llegará Casado", resume.

Nombres para el nuevo Ciudadanos

Con esta nueva estrategia se reconoce, de forma implícita, que el lema de la campaña de Edmundo Bal para las madrileñas del 4-M -"Elige centro"- no fue el correcto. Ahora bien, qué nombre darle al nuevo Ciudadanos. Una formación, por cierto, que está inscrita en el registro de partidos políticos del Ministerio del Interior como Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía.

La opción de Partido Liberal está descartada de antemano porque fue una formación surgida en la Transición -en la que militó Esperanza Aguirre, curiosamente- y que luego fue absorbida por la Alianza Popular de Manuel Fraga. Una posibilidad sería 'Ciudadanos Liberales'. O también 'Liberales' a secas.