El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha reclamado este miércoles el traspaso al Govern de tres "elementos clave" para la "competitividad" de Cataluña: el puerto de Barcelona, el aeropuerto del Prat y el Consorcio de la Zona Franca.

En su intervención en la sesión inaugural de la XXXVI Reunión del Cercle d'Economia, bajo el título "La gran reconstrucción. Retos y oportunidades para la empresa, la economía y la política", Aragonès ha señalado que "Cataluña será capaz de competir globalmente si la Barcelona metropolitana compite globalmente".

Por ello, ha pedido "abandonar ideas antiguas" y "avanzar hacia una mayor cooperación entre el gobierno de Cataluña y los ayuntamientos metropolitanos". Esta "gobernanza metropolitana", ha dicho, debe basarse en "ser competitivos en talento, en capital humano, en servicios públicos, en poder generar una mayor competitividad".

Para ello, "necesitamos que aquellas infraestructuras clave, nuestro mascarón de proa de la competitividad económica de nuestro país, se gestionen desde el territorio", ha recalcado.

"Puerto, aeropuerto y Consorcio de Zona Franca son tres elementos clave que deben ser gestionados desde las instituciones del territorio, deben ser traspasadas al gobierno de la Generalitat", ha insistido.

Tras poner en valor la importancia de tener unos servicios públicos "bien financiados" y "redistribuir la riqueza y las oportunidades", ha advertido que el "Estado del Bienestar consumirá más recursos", por lo que "el camino no es una reducción de fiscalidad, sino una fiscalidad mejor".

Déficit fiscal

"Cataluña no puede competir a base de ser un paraíso fiscal", ha remarcado el president, que considera asimismo "imprescindible corregir el déficit fiscal" de Cataluña.

También ha apostado por unas "políticas de vivienda valientes", teniendo en cuenta que en determinados casos es necesaria "una intervención de la administración en el mercado", como lo demuestra, ha añadido, el "preocupante" aumento de desahucios.

En el turno de preguntas, al plantearse el debate sobre la ampliación del aeropuerto de El Prat, ha asegurado que existen "algunos consensos a partir de los cuales construir una solución", como la conveniencia de contar con vuelos internacionales, pero también varios "escollos", como la protección de la biodiversidad o la "necesaria interrelación con los aeropuertos de Girona y Reus".

Aragonès ha insistido en que infraestructuras como el aeropuerto deben gestionarse desde las administraciones más cercanas, y ha opinado que si esto fuera así "hoy ya tendríamos un consenso".