La Fiscalía Anticorrupción pide diez años de cárcel al excomisario del aeropuerto de Barajas Carlos Salamanca dentro de la pieza 1 del caso Villarejo. En su escrito de acusación le responsabiliza de recibir dinero y regalos de un empresario a cambio de permitir hacer la vista gorda con la entrada irregular de ciudadanos ecuatoguineanos en España.

Esta pieza fue la primera en ser investigada en los tribunales en relación con la actuación del comisario jubilado José Manuel Villarejo y dio lugar a la macrocausa que ya tiene una treintena de piezas.

Anticorrupción acusa en esta pieza al excomisario Salamanca, ya investigado en la llamada ‘operación Emperador’, y contra el empresario Francisco Menéndez Rubio, para el que pide seis meses de prisión.

Sanción de 937.000 euros

Según la Fiscalía, el comisario habría cometido un delito continuado de cohecho pasivo, un delito agravado contra los derechos de los ciudadanos y un delito agravado de prevaricación administrativa, por lo que reclama una fianza de 937.000 euros en concepto de responsabilidad civil y la inhabilitación absoluta como funcionario público durante 12 años.

El comisario del aeropuerto de Barajas y más tarde jefe de la Unidad de Fronteras, estaría integrado en una organización criminal que entre 2012 y 2015 habría permitido la entrada ilegal de ciudadanos guineanos a cambio de regalos de lujo y dinero. Habría recibido coches, relojes, viajes, entradas para eventos deportivos. Destaca entre las dádivas recibidas un Porsche Cayenne valorado en 66.0000, que fingió comprar por 25.000 euros que le fueron entregados también y con los que compró un Land Rover Range Rover Sport para su esposa. Salamanca habría recibido comisiones de más de 130.000 euros.