La reciente comparecencia de José Manuel Villarejo en el Congreso de los Diputados ha puesto en un aprieto a más de un protagonista de esta causa de espionaje. Uno de ellos es el empresario Mauricio Casals. Aunque el magistrado Manuel García Castellón le archivó la causa hace un mes, Villarejo apuntó en la dirección contraria en su intervención en la cámara baja y dijo que el presidente de La Razón le encargó espiar al exdueño del Grupo Zed Javier Pérez Dolset. En estas revelaciones se apoyan ahora las acusaciones del procedimiento para recurrir su archivo y solicitar que se siga investigando ante la sospecha de que existen más contrataciones al respecto.

De este modo, la acusación que lidera el partido Podemos se suma al propio empresario madrileño que figura en esta pieza en calidad de perjudicado por los trabajos del policía. La investigación que se ha seguido en esta pieza número 18 de Tándem gira en torno al 'proyecto Brod'. Se trata de un trabajo de 2013 que presupuestó en 275.000 euros y que implicaba una serie de seguimientos y controles a Pérez Dolset en plena pugna de poder por la tecnológica Zed, ya que en aquel entonces el Grupo Planeta ostentaba un 20% de las participaciones.

Las acusaciones situaron detrás de este encargo a Mauricio Casals, pero el empresario negó cualquier vínculo laboral con las empresas del comisario. Villarejo también descartó en su primera declaración ante el juez que recibiera pago alguno por estos hechos en sintonía con el magistrado, el cual ha terminado archivando la imputación de Casals. En su auto de mayo expuso que no se había podido establecer vínculos entre el empresario y el policía a tenor de lo recogido en sus agendas personales.

Doblete en el caso Villarejo

Sin embargo, Podemos responde en un escrito al que ha tenido acceso Vozpópuli que la "mera ausencia" del nombre de Casals en la nueva tanda de cuadernos del comisario no refuerza su implicación, pero tampoco la anula. "Son numerosos los ejemplos de agendas incautadas al investigado en las que no figura apunte alguno en las fechas próximas al encargo de los proyectos o de entrega de informes, sin que ello signifique la inexistencia del mismo", reza Podemos. El partido enumera al respecto las piezas separadas sobre los contratos del BBVA, Iberdrola o el de Repsol y CaixaBank.

Además, alude a la declaración prestada por el que fuera director de servicios jurídicos del Grupo Planeta, Elías Viñeta, en relación a que se habría contratado al Grupo Cenyt "en otras ocasiones" para encargos de espionaje de los hermanos Pérez Dolset. Estas confesiones las prestó en el marco de otra pieza, la número 12, en la que Planeta habría recurrido a Villarejo para revertir el resultado de un arbitraje que perdió contra el dueño de Kiss FM, Blas Herrero, por 220 millones de euros.

Por ese motivo reclaman que se siga investigando el papel que tuvo Casals en la concreción del proyecto Brod. Además, insisten que todas las anotaciones que acumuló Villarejo de sus clientes "no tienen un valor intrínseco" para determinar la existencia del proyecto. Por todo ello no solo quieren que el juez rectifique su decisión respecto a Casals sino que también se requiera al grupo multimedia para que aporte toda la documentación que conserve relacionada con "eventuales contrataciones" de las empresas del policía. También piden la transcripción escrita de la declaración que prestó el policía en el Congreso en la que, entre otros aspectos, confirmó los encargos para espiar a los antiguos dueños de Zed.

Las nuevas agendas

Pese a que el nombre de Mauricio Casals sí aparece en la primera tanda de agendas incautadas al comisario jubilado tras su arresto en noviembre de 2017, no ocurre lo mismo con las otras 13 restantes. Con motivo de la detención de su mujer, Gemma Alcalá, los agentes de Asuntos Internos se hicieron con 13 cuadernos más escritos entre los años 2007 y 2016. Tras un exhaustivo análisis de esta nueva documental, la Policía Judicial concluye en un informe del pasado mes de abril recogido por este diario que no constan nuevas "referencias explícitas" al proyecto Brod.

No obstante, destacaron algunas de las anotaciones del espía relativas a aquel periodo de tiempo que tuvieran algo que ver con el proyecto de inteligencia del comisario. Entre esas referencias aparecen menciones a protagonistas de otras líneas de investigación de esta macrocausa tales como el empresario Juan Muñoz (pieza Pintor), el comisario Gabriel Fuentes González o el exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez. Villarejo se refiere a este último con el pseudónimo de 'Chisco' y a él le atribuye la cita 'Grabaciones Bárcenas-pacto CiU". La misma se anotó el 20 de febrero de 2013, en plena investigación penal por la fortuna superior a los 40 millones que el extesorero tenía oculta en Suiza.

Aunque el magistrado tiene como referencia principal estas libretas para archivar la causa a Casals, los agentes advierten tras el estudio de las mismas que se trata de anotaciones "a modo personal" que el espía escribió para su lectura privada. De acuerdo con sus conclusiones, estos nuevos documentos (en los que redactaba a diario citas e impresiones personales) guardan relación directa con la pieza principal y otras nueve líneas más de investigación, entre las que se encuentran espionajes menores como el que encargó el despacho de abogados Herrero y Asociados (Iron) a otros como los encargados por BBVA o Repsol y La Caixa.