El nombre de la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, imputada por el 'caso Kitchen' y señalada por la Fiscalía Anticorrupción por los encargos puntuales a José Manuel Villarejo, vuelve a aparecer en las notas del excomisario corrupto.

En una de las notas en sus cuadernos, el excomisario apuntó: "Cospe: apoyo a tope en todo. Me envía a José L. Orti con 100 y promete 50 más el lunes. Quedo en informarla".

La anotación, informa 'El País', data del 6 de diciembre de 2012. El medio señala que las sospechas sobre las cifras es que se refieren a cantidades de 100.000 y 50.000 euros.

Según la Unidad de Asuntos Internos de la Policía, el citado "José L. Orti" sería José Luis Ortiz, quien fue jefe de gabinete de Cospedal durante el periodo en el que esta presidió Castilla-La Mancha, es decir, desde 2011 hasta 2015, y después en la Secretaría General del PP.

El texto indica una supuesta conversación entre Villarejo y Cospedal, a quien la policía señala como "Cospe" o "MD".

La fecha de la nota es de solo tres días después de que llegara a la Audiencia Nacional le comisión rogatoria con la información de cuentas en Suiza del extesorero del PP, Luis Bárcenas.

Se trataría de una entrega de dinero en una etapa destacada. Solo tres días después de que llegara a la Audiencia Nacional le comisión rogatoria con la información de cuentas en Suiza del extesorero del partido, Luis Bárcenas.

Además, en esas fechas, según los investigadores, ya se intentaba torpedear la instrucción que había abierta sobre la 'trama Gürtel'.

Cospedal y su marido, imputados

En relación a Bárcenas, el pasado día 2 de junio, cuando estaba previsto que la ex secretaria general del PP declarase en la comisión de investigación del Congreso sobre 'Kitchen', el juez del 'caso Villarejo' imputó tanto a Cospedal, como a su marido, Ignacio López del Hierro, por el espionaje al extesorero.

Cospedal tendrá que declarar como investigada el próximo 29 de junio, mientras que el empresario y Ortiz comparecerán un día después.

Además, se retrasó la comparecencia de Villarejo y de Francisco Martínez -a quienes llamó a declarar tras las confesiones del policía en el Congreso- para el 1 de julio.