El Partido Popular ha culpado este jueves a Ciudadanos y PSOE de "reeditar" en la ciudad de Granada la moción de censura que en marzo presentaron tanto en la Región como en el Ayuntamiento de Murcia, al tiempo que carga contra la dirección naranja que dirige Inés Arrimadas por el desenlace político y que conlleva, a juicio de Génova, que desde mañana la capital nazarí tenga "un gobierno dirigido por Sánchez y por Podemos".

"Hoy es un día triste para Granada y los granadinos. Cs ha decidido incumplir su acuerdo con el PP para gobernar con el PSOE y Podemos. Desde hoy la ciudad va a estar gobernada por un imputado -en referencia al socialista Francisco Cuenca- y por alguien que no tiene palabra -una alusión a Luis Salvador-", según fuentes 'populares' consultadas por Vozpópuli.

"En política no todo vale para mantener una silla y los granadinos tomaran buena nota de este acto de irresponsabilidad y traición de Ciudadanos a Granada", prosiguen las citadas fuentes antes de lamentar que la dirección de Ciudadanos haya vuelto a elegir la vía murciana para resolver la crisis de Granada.

"Rompen sus acuerdos con el PP para pactar con el PSOE y con Podemos. Y que lo haga en la coyuntura actual, cuando el PSOE les hace el juego a los separatistas con los indultos y entregando a España a aquellos que quieren destruirla", se quejan desde Génova.

Granada acerca a Arrimadas y Sánchez

A juicio de la dirección del PP, un acuerdo de gobierno como el de Granada "demuestra el acercamiento de Arrimadas al PSOE de Sánchez", un hecho que se está "visualizando" en varios gobiernos locales de Andalucía como Jaén y del conjunto de España.

Además, las citadas fuentes hacen hincapié en que Ciudadanos ha entregado Granada a un alcalde imputado por varios delitos -cohecho, malversación y usurpación en funciones públicas-, que es un "defensor del sanchismo" y un colaborador de "aquellos que quieren romper la convivencia apoyando a los separatistas".

Desde Génova se subraya a renglón seguido que este acuerdo de Ciudadanos con un candidato socialista imputado "contradice los acuerdos por la regeneración política que hemos acordado entre los principales partidos y que se ha visto reflejado en la ley de lucha contra el fraude y la corrupción en Andalucía".

Primeras voces críticas en Cs

En las filas de Ciudadanos han empezado a surgir voces críticas con este incipiente pacto en Granada. Es el caso del diputado autonómico por la provincia del mismo nombre, Raúl Fernández, quien señaló que le daría "mucha pena" que su partido permita que la capital nazarí "caiga en manos de una persona imputada del PSOE y de Podemos".

En opinión de este diputado del grupo parlamentario que dirige Juan Marín en el Parlamento andaluz, hay "dos principios básicos" en estos momentos: "No al PSOE de Sánchez, de los indultos y los separatistas. No a imputados por corrupción política". Su comentario en las redes fue retuiteado por otros dos diputados naranjas -María del Mar Sánchez y Javier Pareja-.