El alcalde naranja de Granada, Luis Salvador, ha presentado este jueves su "renuncia" a raíz de la crisis municipal que se abría el pasado 8 de junio con la salida del PP y de dos concejales de la formación naranja del equipo de gobierno local, en el que se quedó desde entonces con el único apoyo de su teniente de alcalde, José Antonio Huertas.

El regidor de Ciudadanos ha señalado en rueda de prensa que ha tomado esta decisión con el objetivo de "desatrancar" la situación de "bloqueo" que padece desde hace 23 días el Ayuntamiento y permitir que haya "un equipo de gobierno con estabilidad los dos próximos años", según Europa Press.

Además, ha avanzado que apoyará la lista más votada en las elecciones municipales de 2019, esto es, la del PSOE, que cuenta con una representación de 10 concejales bajo el liderazgo de Francisco Cuenca. El pleno en el que se dará cuenta de la renuncia se celebrará este viernes.

Desde Madrid, el vicesecretario general de Ciudadanos, Edmundo Bal, ha señalado que Salvador ha tomado esta decisión con "responsabilidad" ante la decisión unilateral del PP de abandonar a principios de junio el Gobierno local "sin poder justificar de por qué lo hacía".

El 'número dos' de Cs ha culpado a Génova de este desenlace. "No habló de mala gestión ni irregularidad. Invocó un acuerdo inexistente de 2+2 y no lo ha podido presentar", les ha reprochado a los 'populares'. Bal también ha admitido que la soledad del alcalde era "inviable", de ahí que haya presentado su renuncia por "responsabilidad, sentido público y como demostración de que no venimos a aferrarnos a los cargos".

El dirigente de Ciudadanos ha explicado que Salvador mantuvo este miércoles una última reunión con el PP, en la que constató que no había avances para desatascar la parálisis en la capital nazarí. "De forma irresponsable han decidido abandonar el ayuntamiento de Granada. No quieren volver y tendrá que ser Génova el que explique por qué abandonó el gobierno" de esta ciudad, ha concluido.