La Junta de Andalucía ha decidido cerrar perimetralmente cuatro municipios de la comunidad que tienen más de mil casos de covid-19 por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, una medida para la que ha pedido ratificación judicial.

Según ha informado el Gobierno andaluz, los comités territoriales de Salud Pública han acordado restringir la libertad de movimiento y el cierre de la actividad no esencial de Bornos y Villamartín, en la provincia de Cádiz; Castro del Río, en Córdoba; y Montefrío, en Granada.

Con la finalización del estado de alarma a las 00.00 horas de mañana domingo, medidas como el cierre perimetral o el toque de queda necesitan ser ratificados por la autoridad judicial.

Además del cierre perimetral de esos cuatro municipios, la Junta ha decretado el cierre de la actividad no esencial, al encontrarse en el nivel 4 grado 2 de alerta, de Alfarnate (Málaga), Lucena y Cumbres Mayores (Huelva) y Colomera, Loja, Marchal, Salar y Villanueva de Mesía (Granada).

La pasada noche ha sido la última con toque de queda en Andalucía, ya que la Junta ha decidido prorrogar esta restricción hasta las 24:00 horas de este sábado, cuando se acaba el estado de alarma.

Desescalada

Además, se permitirá también que la hostelería abra hasta las 24:00 horas, adelantando un día el horario que tendrá durante tres semanas en la primera fase de la desescalada tras el estado de alarma.

En una primera fase de la desescalada, la hostelería podrá abrir hasta la medianoche; podrá haber reuniones de hasta 10 personas en exterior y 8 en el interior de los bares; las discotecas podrán abrir hasta las 2:00 horas y las playas y piscinas sin limitación de horarios.