La acusación popular del accidente que AVE de Santiago de Compostela, en el que murieron 79 personas, y que ejerce Manos Limpias, ha pedido al juzgado que tramita la causa la imputación del director general de Explotación de ADIF, Antonio Gutiérrez Blanco.

En un escrito remitido al juzgado, la acusación popular señala que se imputó, en principio, a altos dirigentes de ADIF, que posteriormente fueron desimputados por auto de la Audiencia Provincial de A Coruña.

Sin embargo, recuerdan que Antonio Gutiérrez no fue imputado y que, debido al cargo de director de Explotación, tenía bajo su responsabilidad la seguridad en la circulación, la señalización, el seguimiento de operaciones y el mantenimiento y explotación de las líneas de Alta Velocidad.

Señala que, curiosamente, en una primera decisión del juzgado se imputó a todos los cargos que dependían de Gutiérrez Blanco y no al máximo responsable de la seguridad, que es el director de Explotación.

Fuentes de Manos Limpias se señala que cuando el juez pidió los nombres de los responsables de seguridad la empresa envió los de los cinco subordinados del director de Explotación, pero no el del propio Antonio Gutiérrez.