El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), con sede en Luxemburgo, ha asegurado que el líder de ERC, Oriol Junqueras, tiene inmunidad parlamentaria. De esta forma, el TJUE resuelve la cuestión prejudicial que planteó en julio el tribunal presidido por Manuel Marchena mientras deliberaba sobre la sentencia para los líderes del procés. Los jueces españoles querían salir de dudas respecto al momento en el que empezaba a contar la inmunidad parlamentaria de Junqueras tras haberse presentado a las elecciones europeas y haber conseguido el escaño en las urnas.

Preguntas al TJUE

El Supremo quería que el TJUE aclarase si esa inmunidad (y por tanto la imposibilidad de actuar penalmente contra el político) empieza a contar desde el momento en el que es elegido o si lo hace desde que se jura la Constitución española en la Junta Electoral y ésta informa al Parlamento Europeo. En este caso, Junqueras no pudo hacer ese trámite porque el Supremo le denegó un permiso extraordinario de salida de la cárcel. 

En sus preguntas, el Tribunal Supremo quería aclarar también si, en caso de que el TJUE haga una interpretación extensiva de la inmunidad, estaban obligados a dejar libre a Junqueras para permitir su desplazamiento al Parlamento Europeo. No obstante, los jueces españoles dejaban claro que el objeto de esta cuestión prejudicial tenía que ver solo con el recurso de su abogado a la negativa de concederle el permiso de salida de prisión.

El abogado general del TJUE asignado al caso, el polaco Maciej Szpunar, concluyó el pasado 12 de noviembre que Junqueras debería de haber sido considerado eurodiputado desde la proclamación de los resultados de los comicios europeos en mayo y haber gozado así de inmunidad parlamentaria.

No obstante, el jurista agregó que esa decisión no tendría efecto, pues el líder de ERC ha sido condenado a 13 años de cárcel e inhabilitación, y recomendó al TJUE que se declarara incompetente, pues la decisión de la corte europea sería "inoperante".

Manuel Marchena (d).

El abogado de Junqueras, Andreu van den Eynde, contemplaba como posibilidad que el TJUE considerara que el dirigente republicano tenía inmunidad como eurodiputado y que se interpretara de manera que este derecho tenga un "contenido incompatible con la condena". A su juicio, si la interpretación de la ley que hace el TJUE "es incompatible con la sentencia, la sentencia será nula" y activarían los medios para impugnar el fallo condenatorio.

Efecto sobre Puigdemont

Los defensores esperaban que la decisión de Luxemburgo diera alas a Puigdemont, también elegido en las pasadas elecciones europeas. El expresidente catalán siempre defendió que no era necesaria su presencia en Madrid -donde hubiese sido detenido- para ocupar un asiento en el Parlamento Europeo. En su caso, al permanecer todo este tiempo fugado, no hay una sentencia firme que le haya condenado. Más bien al contrario, hasta en dos ocasiones la Justicia española renunció a su entrega ante el riesgo de que solo se le pudiese juzgar por delitos menores.

Manuel Marchena.

El equipo jurídico de Puigdemont ha esperado con mucha atención la decisión sobre Junqueras. Por esa razón, esta semana pidieron un aplazamiento del proceso que se sigue en la justicia belga sobre la tercera euroorden cursada por España contra él.