El Liberal

Seat vuelve a suspender la producción tras el incendio de un suministrador

Seat invirtió en compras a proveedores españoles en 2018 más de 4.000 millones de euros.
Seat invirtió en compras a proveedores españoles en 2018 más de 4.000 millones de euros.

La dirección de la planta de Seat ha decidido suspender los turnos de tarde y noche de ese lunes de las líneas de montaje de su planta de Martorell (Barcelona) ante la falta de suministros provocada por el incendio de la fábrica del proveedor Faurecia en Abrera. 

La dirección volverá a reunirse esta tarde para decidir si la planta puede retomar este martes su producción, que se mantiene parada desde el pasado jueves debido al incidente ocurrido la noche anterior, según ha explicado la empresa.

La automovilística decidió ayer, domingo, paralizar la producción del turno de mañana de este lunes, y tras confirmarse hoy el cierre de los turnos de tarde y noche también por la falta de suministros, la fábrica seguirá inactiva una jornada completa más.

La empresa calcula que, durante los días en los que la planta de Martorell ha permanecido inoperativa, se han dejado de producir unos 7.900 coches, incluidos los que no se ensamblarán este lunes, informa Efe.

La supresión de los turnos de trabajo ha causado que se hayan quedado en casa unos 6.600 trabajadores vinculados a la producción, que sin embargo continuarán cobrando con normalidad, ya que estos días sin producción se consideran un "paro técnico" del que Seat no se considera responsable.

Turnos de tarde y de noche

La suspensión afectó a los turnos de tarde y de noche -de solo una línea de producción- del miércoles, y los turnos de mañana, tarde y noche del jueves y viernes, teniendo en cuenta que durante el fin de semana la producción se detiene. 

Aunque la tarde del domingo estaba prevista una reunión para evaluar la situación, el encuentro se ha producido este lunes por la mañana después de que la compañía empezara a trabajar este jueves en las distintas alternativas para retomar la producción en la planta de Martorell.



Volver arriba