La secretaria general de ERC, Marta Rovira, fugada de la Justicia española por el referéndum ilegal del 1-O y residente en Suiza, ha exigido hoy a las formaciones independentistas recuperar el "consenso". Lo ha hecho durante su comparecencia ante la comisión del 155 en el Parlament, en la que ha intervenido por videoconferencia. Rovira ha admitido que no es "nadie para dar lecciones" pero ha exigido a los independentistas, en clara referencia a su propio partido y a JxCat, "salir reflexionados de casa y pensar tres veces antes de abrir la boca y hacer debates públicos".

Marta Rovira, que lidera a los republicanos junto a Oriol Junqueras, ha pedido a unos y otros "pensar si lo que van a decir contribuye al consenso" o si, por el contrario, "imposibilita el entendimiento y genera más distancia y división interna". "Que cada uno", ha añadido, "cada organización independentista, asuma su responsabilidad". 

Rovira ha denunciado la "toxicidad" que, en su opinión, generan "los agentes que no hacen posible un clima de consenso mínimo" entre el independentismo. Y ha advertido a todos de que no pueden "perder de vista quién es el adversario político". "Los agentes independentistas que estén instalados en señalar permanentemente al resto deben tener otros intereses que no son compatibles con ganar", ha dicho.

Más autocrítica 

La líder de ERC ha pedido también a los partidos independentistas "autocrítica" y ha recordado que, para estas formaciones, el referéndum ilegal del 1-O es "un punto de no retorno". "No tengo ganas de ser parte de una generación que hizo posible el 1-O", ha advertido Rovira, "pero que luego no supo aprovechar su legado".

Oriol Junqueras en el Parlament de Cataluña

Como ya ha hecho en otras ocasiones su compañero de partido Oriol Junqueras, Rovira ha reconocido que, en estos momentos, el independentismo no cuenta con la fuerza suficiente como para forzar la ruptura entre Cataluña y España. En este sentido, ha asegurado que es necesario "ganar más legitimidad". Para ello, ha recomendado utilizar las "banderas" que, supuestamente, definen al separatismo, haciendo especial hincapié en la del diálogo. "Sin debates estériles", ha pedido, "hemos de saber ganar apoyo electoral de forma constante y hemos de coger la bandera del diálogo". Bandera que, en su opinión, pueden "coger otros", en clara referencia al PSC y a su defensa del diálogo como forma de solventar la situación actual en Cataluña.