La movilidad individual ha recobrado fuerza a raíz de la pandemia del coronavirus y, aunque el mercado del automóvil no acaba de recobrar el pulso a sus ventas, el de las motocicletas sí parece volver a cifras más propias de los últimos años precovid. Así se recoge en el análisis del mercado de la moto en el primer semestre de 2021 realizado por Anesdor, la Asociación Nacional de Empresas del Sector Dos Ruedas.

Su presidente y director general de Kawasaki en España, Ramón Bosch, ha explicado que “los datos son positivos y confiamos que, en el segundo semestre, si la situación sanitaria continúa mejorando, sean claramente mejores”. Por su parte, José María Riaño, secretario general de la entidad, ha añadido que “esperamos alcanzar las 200.300 unidades matriculadas este año. Sería el segundo mejor año desde año desde 2007, tan solo por detrás de 2019”.

Y es que la patronal del sector ha mejorado sus previsiones para el mercado en este 2021 desde las 195.900, planteadas a comienzos de año, a las 200.300. Esto supone que el crecimiento interanual esperado pasa del 6,8% al 9,2%. El principal de impulsor de este cambio son las mejores perspectivas en el apartado de las motocicletas, por encima de los ciclomotores y otros ligeros.

Un impulso el de las ventas de motocicletas que además se ve como un vehículo que ayuda de forma significativa a conseguir los objetivos del Acuerdo Verde Europeo y la movilidad sostenible. Ramón Bosch ha traslado que “tenemos vehículos eficientes que ofrecen muchas ventajas a la sociedad, pero la palabra moto no se cita ni una sola vez en la Estrategia de Movilidad de Sostenible, Segura y Conectada del Gobierno. Y esto, a pesar de que la realidad nos muestra que cada vez más ciudadanos eligen la moto”.

Líderes en motos eléctricas

José María Riaño ha recordado que “España tiene una oportunidad única para el desarrollo con los planes de recuperación. La moto tiene una gran tradición histórica y empresarial y ahora podemos fortalecer nuestra industria. Ya somos el primer fabricante europeo de moto eléctrica y con el apoyo de la administración tendríamos capacidad para seguir creciendo en el futuro”.

Y es que las ventas de motos eléctricas avanzan a muy superior ritmo que el de los turismos y, con respecto al mercado global de dos ruedas, los ciclomotores eléctricos avanzaron un 3,6% durante el primer semestre, hasta situarse en las 2.672 unidades, mientras que las motocicletas cero emisiones, por su parte, registraron un incremento del 20,2% hasta junio respecto a los datos pre pandemia de 2019, con un total de 2.979 unidades, demostrando que el mercado de las dos ruedas es uno de los catalizadores hacia la electromovilidad, especialmente, por las iniciativas de sharing.

La única laguna en este sector viene por parte del incremento de fallecidos por accidentes. Así, los representantes de Anesdor han mostrado su preocupación por la siniestralidad de los motoristas. “La salida del confinamiento está siendo preocupante. Cada vez hay más motos y todos tenemos ganas de disfrutar, pero, no podemos permitirnos estropear el esfuerzo de tantos meses de pandemia arriesgándonos a tener un accidente”, ha explicado Riaño.

El sector está comprometido con la seguridad vial y cuenta con una estrategia integral avalada por la Comisión Europea. “Es de agradecer que la DGT ponga el foco en los motoristas como está haciendo. Estamos seguros de que ayudará a salvar vidas”, ha trasladado el secretario general de Anesdor, añadiendo que “es importante que otras administraciones, como los ayuntamientos, también se involucren desarrollando planes de movilidad y seguridad vial para proteger a los vulnerables.

Nuevas etiquetas

Otra de las quejas de Anesdor llegan relativas al sistema de etiquetado ecológico de las motos,  y reclaman en este marco que es fundamental que el nuevo etiquetado ambiental reconozca a las motos más modernas con un distintivo de calificación superior a la C actual, bien sea una nueva etiqueta que se cree o incorporándolas la ECO.

Desde enero de este año, a excepción de una pequeña cuota por marca para liquidar stock, todas las motos que se matriculan cumplen la normativa Euro5, la más moderna para las motos, y la etiqueta C actualmente incluye a las motos desde la etapa Euro3, que se introdujo en el mercado en el año 2006. Desde entonces, los límites de emisiones se han reducido en un 60% en monóxidos de carbono (CO) y en 71% en hidrocarburos y óxidos de nitrógeno (HC+NOx).

El Gobierno aun no ha decidido cómo será esta reforma en la que participan distintos ministerios. Lo que sí ha clarificado la Dirección General de Tráfico públicamente es que las etiquetas serán retroactivas si otorgan una calificación mejor al vehículo y no lo serán si la empeoran. Por tanto, quienes compren ahora una moto Euro5 recibiendo la etiqueta C, recibirán una nueva etiqueta mejorada tras la actualización.

Esto es totalmente lógico, pero no es conocido por todos los usuarios. Algunos clientes están retrasando la compra de una moto nueva esperando a que en los próximos meses esta pueda contar con una etiqueta mejor, sin embargo, esta espera no tiene sentido