Unidad Editorial y los sindicatos han llegado a un preacuerdo en el ERE del área corporativa. Ambas partes han acordado rebajar a 67 el número de despedidos con una indemnización de 27 días por año trabajado a cobrar en un máximo de 18 mensualidades, según fuentes consultadas por Vozpópuli. En un principio, la editora planteó despedir a 98 empleados de 470. Este preacuerdo ha sido apoyado por la mayor parte de la plantilla.

También se ha acordado un complemento lineal de 3.250 euros hasta los 10 años de antigüedad y, a partir de 11 años, 250 euros más por cada año de antigüedad, detallan las mismas fuentes. Los empleados de esta sociedad son los que trabajan en los servicios corporativos del grupo: recursos humanos, finanzas, publicidad, informáticos, etc. 

El ERE del área corporativa no es el único que tiene en marcha la editora de El Mundo y Expansión. El grupo comandado por Marco Pompignoli también puso en marcha un plan de ajustes en la división de revistas que se ha saldado con 19 despedidos (5 voluntarios) y 27 días de salario por año trabajado a cobrar en un máximo de 18 meses con un lineal de 3.250 euros. La práctica totalidad de empleados afectados por este recorte ya han abandonado la compañía en las últimas semanas.

Otro ERE en Unidad Editorial

El tercer ERE es el de Logintegral, la filial de distribución y logística, en el que se ha acordado despedir a 15 empleados, de los cuales 4 fueron salidas voluntarios. Igual que en el resto de ERE, las condiciones pactadas fueron de 27 días por año trabajado en 18 mensualidades y un lineal de 2.500 para los que tuvieran una antigüedad de hasta 20 años. Para los más veteranos, el lineal acordado fue de 4.000 euros.

Suma y sigue, porque las delegaciones de El Mundo también han quedado prácticamente desmanteladas en los últimos meses. El grupo despidió hace unos meses a una veintena de periodistas de las redacciones de Cataluña, País Vasco, Baleares, Valencia y Alicante. Esta última oficina fue directamente cerrada. Si se suman todos los despidos de los últimos meses, la cifra supera el centenar de afectados.

Fernández-Galiano, despedido

Hay que recordar que el dueño de Unidad Editorial es el conglomerado italiano RCS MediaGroup. Su presidente es Urbano Cairo, un influyente empresario que tomó el control de la compañía en 2016, después de lanzar una OPA a la que se adhirió más de la mitad del capital.

Durante sus primeras visitas a España, se comprometió a no realizar ningún despido en el grupo y ha mantenido esta máxima durante el último lustro. Cuando se declaró la pandemia, presentó un Expediente de Regulación Temporal del Empleo (ERTE) sobre su filial española que se extendió durante una buena parte de 2020.

Una vez finalizó, planteó una serie de medidas de despido colectivo en varias de sus divisiones. La última, la que ha afectado al corporativo.

En la cúspide de Unidad Editorial estuvo hasta hace unas semanas Antonio Fernández Galiano como presidente ejecutivo. Sin embargo, su contrato no fue renovado el pasado mayo, tal y como decidió el Consejo de Administración del grupo. Para sustituirle, Cairo optó por Pompignoli, quien es su mano derecha y el financiero de su imperio empresarial.

Hace un par de semanas, abandonó la compañía Aurelio Fernández, quien durante varios años fue uno de los hombres de la máxima confianza de Galiano y uno de los directivos más influyentes en la sede de la avenida de San Luis madrileña. Los términos de su salida -pactada- implicaron una negociación con la empresa.