Telefónica pisa el acelerador en la reestructuración del área corporativa de su negocio. Se trata de un punto integrado en el plan estratégico aprobado en 2019 que se vio interrumpido, como tantas otras cosas en este país, por la pandemia del coronavirus. Se trata de una estrategia que reducirá los costes salariales de este departamento en un 20%, tal y como ha podido saber Vozpópuli.

El operador de telecomunicaciones retomó a principios de año la eliminación de duplicidades y el adelgazamiento de la plantilla del departamento corporativo. Las reuniones entre el personal de recursos humanos de la corporación dirigida por José María Álvarez-Pallete y empleados del departamento corporativo se han intensificado durante los últimos días. Se trata de recolocar a aquellos empleados que no deseen abandonar el operador en otros departamentos de la compañía o pactar las salidas con condiciones que sean satisfactorias para ambas partes.

Un escenario que continúa con el guion de anteriores reducciones de plantilla acometidas por Telefónica, con la fórmula del PSI (Programa de Suspensión Individual) como principal baza para que los empleados dejen el operador, en la medida de lo posible, de forma amistosa.

A escala global, Telefónica da trabajo a un total de 120.779 personas, casi 23.000 de ellas en España

La plantilla de Telefónica en España se ha reducido hasta poco menos de 23.000 empleos durante la era Pallete. A escala global, el operador de telecomunicaciones da trabajo a un total de 120.779 personas, tal y como reflejan sus cuentas correspondientes al año 2020.

El plan estratégico de Telefónica

La reestructuración del área corporativa era el último de los cinco puntos del plan estratégico anunciado por José María Álvarez-Pallete en noviembre de 2019.

Bajo el epígrafe Un nuevo modelo de eficacia para ganar agilidad y servir mejor al cliente, el documento en el que se detalla el plan estratégico refleja que "se adaptará el rol y funcionamiento del centro corporativo a la nueva realidad, poniendo el foco en aquellas actividades que aportan un valor diferencial al resto de unidades y que nos permiten capturar el valor de la escala, eliminando algunas duplicidades existentes con las estructuras de los países y con un mayor nivel de ambición en los planes de simplificación y digitalización de las operaciones”.

El plan estratégico contemplaba como punto más importante el reenfoque en las regiones con más rentabilidad para Telefónica. En este caso, hablamos de las divisiones de España, Reino Unido, Alemania y Brasil. El resto de mercados -principalmente ubicados en Latinoamérica- han sido puestos en venta parcial o totalmente.

“Nuestras operaciones en Latinoamérica eran hasta hace unos años el motor de crecimiento de la compañía. Sin embargo, las condiciones particulares en estos mercados han impactado en la evolución de los negocios, mermando su contribución en los últimos años por distintos motivos y a pesar de los enormes esfuerzos de los equipos locales, que siempre han mostrado un fuerte compromiso”, explicó en su día Álvarez-Pallete.

Casi un año después del anuncio, el operador no ha cerrado ninguna operación corporativa de calado, entendiendo por este término la venta total de alguna de sus divisiones en el continente.

Telefónica Tech

Otro de los puntos clave del programa se centra en la creación de una nueva división en la que se engloban los negocios de reciente creación y crecimiento más acelerado. Es el caso de la ciberseguridad, el Big Data, Internet de las Cosas y Cloud (la nube), aglutinados en el paraguas de Telefónica Tech.

"Se quiere impulsar el crecimiento de estas actividades que, de forma agregada, ya están logrando subidas de facturación por encima del 30%. Esta unidad se podrá expandir en el futuro si aparecen nuevas oportunidades de negocio con dicho potencial. Del mismo modo, está abierta a adquisiciones que complementen el portafolio tal y como se ha venido haciendo en los últimos años", publicó en su día el operador en un comunicado.