La agencia de calificación Standard and Poor's ha comunicado este viernes que sube la calificación de España desde BBB + hasta A-. Las finanzas estatales alcanzan así de nuevo el grado de inversión para S&P, en lo que supone la segunda subida de una gran agencia tras una similar realizada por Fitch hace unos meses.

"El desempeño económico y presupuestario general de España no se ha visto obstaculizado por las tensiones políticas en Cataluña", considera la agencia, quien se muestra convencida de que "Cataluña seguirá siendo parte de España" pero también de que las tensiones políticas seguirán. Y considera que lograr mitigarlas es muy importante para que continúe la buena perspectiva de las finanzas públicas españolas.

Nada más conocerse la decisión, vox populi desde hace semanas en los mercados, el nuevo ministro de Economía Román Escolano ha emitido un comunicado: "La agencia espera que España crezca más que la eurozona entre 2018 y 2021, lo que conducirá a una mayor consolidación presupuestaria. Además se trata de un crecimiento equilibrado, con un fuerte dinamismo del sector exterior español tras la ganancia en competitividad de las empresas españolas", ha dicho, a la vez que ha insistido en que "la confianza institucional que introdujo la aplicación del artículo 155 de la Constitución".