Repsol alcanza un acuerdo con Redexis para la venta de sus últimos 4.230 puntos de suministro de gas licuado (GLP) canalizado. Un pacto que da continuidad al traspaso de la cartera de 71.000 puntos que pactaron ambas partes en 2015. Esta última operación, que se cerró a finales de 2020, está pendiente de la aprobación de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC).

Los 4.230 puntos de suministro se despliegan por 11 municipios donde Redexis ya operaba, a los que suma otros 35 nuevos del despliegue de Repsol. Estos municipios se concentran en tres comunidades: Extremadura, Comunidad Valenciana y Madrid.

Esta operación refuerza la posición de Redexis como segundo operador de propano canalizado a nivel nacional con más de 100.000 clientes. Según explican fuentes conocedoras del proceso a Vozpópuli, se espera que en los próximos dos meses la CNMC de luz verde a esta operación.

Segundo operador de GLP

Este movimiento permite a Redexis se refuerza en segundo lugar como principal operador de GLP en España tras la filial de Naturgy, Nedgia. La compañía opera más de 10.400 kilómetros de infraestructuras energéticas propias a lo largo de 11 comunidades autónomas tras su plan de expansión desde 2010, con una inversión total de 1.300 millones de euros.

Por su parte, Repsol sale de este negocio y refleja la senda de consolidación que está viviendo el sector. Una senda está siguiendo Cepsa, que vendió 5.429 puntos a Nortegas situados en País Vasco, Cantabria y Asturias.