El grupo Prisa registró un beneficio neto de 89,7 millones de euros en 2020, frente a las pérdidas de 182,3 millones de euros de un año antes, según ha informado el grupo este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La compañía logró este resultado positivo impulsado por la plusvalía procedente de la venta de Santillana España por importe de 377 millones de euros que compensa, entre otros, el impacto contable de la nueva refinanciación (37 millones de euros), el deterioro registrado por la venta de Media Capital (77 millones de euros), los deterioros de activos de la radio principalmente México y Chile (26 millones de euros) y los deterioros por la totalidad de los créditos fiscales pendientes en España (62,4 millones de euros).

Asimismo, el resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en 63,9 millones de euros, lo que supone un descenso del 66,2%, mientras que los ingresos de explotación alcanzaron los 700,6 millones de euros, un 27,4% menos.

Deuda neta bancaria de Prisa

La deuda neta bancaria al final del período se sitúa en 679 millones de euros frente a 1.061 millones a diciembre de 2019, tras la amortización procedente de los fondos de la venta de Santillana España y Media Capital.

A 31 de diciembre, la caja de la compañía asciende a 222 millones de euros con 143 millones adicionales de líneas de liquidez sin disponer (109 en Prisa y 34 en los negocios).