Joseph Oughourlian ha sido el presidente interino del Grupo Prisa desde el pasado diciembre. Llegó a su puesto después de que los accionistas de la compañía cesaran a Javier Monzón, hombre de plena confianza de Ana Botín, y desde entonces ha maniobrado para tratar de reducir la influencia de Santander en el grupo. El ascenso de Oughourlian se anunció como temporal, pero en su cabeza estaba el mantenerse en el cargo sin fecha de salida, con el objetivo de dirigir los profundos cambios que tendrán lugar en la compañía durante los próximos meses.

El Consejo de Administración de Prisa prevé abordar este martes la confirmación de Oughourlian como presidente y lo hará pese a que todavía humean las brasas del incendio que se produjo entre los accionistas de la compañía en el pasado reciente.

No hay que olvidar que los Polanco estuvieron del lado de Santander en la batalla accionarial que tuvo lugar durante 2019 y 2020, en la que Amber Capital trató de forzar la destitución o la dimisión de Javier Monzón, al considerar que no representaba por igual los intereses de todos los accionistas.

El peso accionarial de la familia del fundador de Prisa es mucho menor que antes de la crisis de 2008 y el posterior proceso de reestructuración del grupo. De hecho, conservan el 7,6% de las participaciones. Ahora bien, todavía disponen de un vocal en su órgano de gobierno, como es Manuel Polanco.

Está por ver si en la reunión de este martes finalmente apoyarán o rechazarán la candidatura de Oughourlian, pero las fuentes consultadas por este periódico recuerdan que los Polanco opusieron a los planes de Amber Capital mientras Monzón fue presidente de la compañía. En este período, por cierto, Santander concedió un crédito a la familia para que apoyara la última ampliación de capital de Prisa y, de ese modo, no se diluyera en su accionariado.

Cambios en el Consejo

En la sesión de la mañana –según adelantó El Confidencial- también podría producirse la salida, por motivos personales, de Javier de Jaime, socio director del fondo de inversión CVC en España. Según ha podido saber Vozpópuli, se prevé que sea sustituido por una consejera –por confirmar-.

Este movimiento se produciría después de la entrada en el Consejo de Rousauro Varo y Javier Santiso. Es decir, dos vocales que contaron con el visto bueno de Amber y ayudaron a disminuir el peso de Santander en el Consejo.

Próximamente también se espera la entrada en el órgano de gobierno de Prisa de un vocal de Vivendi, tal y como reclamó la compañía francesa tras consumar su llegada al grupo con el 9,9% del capital. No obstante, no está previsto que esta incorporación se produzca este martes.

Tanto Vivendi como Telefónica apoyan el nombramiento de Oughourlian como presidente. Eso garantiza una mayoría accionarial cómoda para lograr su ratificación en la próxima Junta de Accionistas, cuya celebración se producirá el próximo verano.

Ahora bien, está por ver la posición que adoptarán en el Consejo de este martes los cataríes de International Media Group (Khalid Thani Abdullah Al Thani) y el mexicano Roberto Alcántara Rojas. Este último también se posicionó del lado de Santander y de los Polanco en la anterior guerra entre socios. No obstante, no se espera que presten una especial oposición.

Fuentes cercanas a Amber Capital están seguras de que la candidatura de Oughourlian a presidente del Consejo ni fracasará ni tendrá una especial oposición. Eso permitirá a este fondo de inversión manejar los tiempos del proceso de transformación que tendrá lugar en Prisa durante los próximos meses.

En este sentido, el principal movimiento que tendrá lugar será la división de Prisa en dos empresas independientes. Una de ellas incluirá sus activos de medios de comunicación –los que quiso comprar Blas Herrero- y, otra, los de Santillana.

A partir de ahí, los planes pasan por sacar a bolsa el negocio digital en Latinoamérica de su editorial, con la esperanza de que se revalorice. De ese modo, Amber Capital –que es un fondo de inversión- podría aspirar a recuperar la inversión que ha realizado en Prisa, que asciende a más de 300 millones de euros.