Meliá Hoteles International ha cerrado la venta a Bankinter Investment, el área de Banca de Inversión de Bankinter, del 92,5% de una sociedad propietaria de ocho hoteles por 203,9 millones de euros. Así lo han comunicado ambas compañías este miércoles.

Descontada la participación residual de Meliá, impuestos y otros costes, el impacto en la caja del grupo hotelero es de 170 millones y genera unas plusvalías contables de unos 62 millones, según detalla la hotelera en una comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En concreto, la operación incluye seis hoteles en propiedad de Meliá, y su participación en una sociedad propietaria de otros dos establecimientos, todos los cuales seguirán operados por la cadena de la familia Escarrer a través de contratos a largo plazo.

El grupo resultante de dicha operación mantendrá la propiedad y la actividad asociada de los ocho activos hoteleros, tres de ellos ubicados en Baleares, otros dos en Canarias y otros tres situados en Granada, Cádiz y Zaragoza, con un total de 1.801 habitaciones.

La sociedad, que pasará a denominarse Victoria Hotels & Resorts, S.L. estará participada por Bankinter y Meliá, que conservará un 7,5% del capital. Por su parte, el banco participa junto con un reducido número de sus clientes de altos patrimonios e inversores institucionales.

Un plan de reformas de 125 millones

Los hoteles incluidos en la sociedad son: Gran Meliá Victoria (Mallorca), Meliá Tamarindos (Gran Canaria), Meliá Granada, Sol Beach House Menorca, Meliá Salinas (Lanzarote), Innside Bosque (Mallorca) Meliá Atlanterra (Cádiz) e Innside Zaragoza.

Meliá ha informado que, salvo el Innside Bosque e Innside Zaragoza, cuyas reformas han sido completadas recientemente, todos los demás hoteles acometerán grandes reformas tras la operación, lo que permitirá aprovechar la plena recuperación del turismo que se prevé coincidirá con su finalización.

Para acometer estas reformas, Bankinter Investment está coordinando la estructura de financiación con una línea de gastos en capital (capex) de más de 125 millones de euros.

Meliá quiere ganar liquidez

Con la operación, enmarcada en la estrategia de rotación de activos de Meliá, el grupo persigue mejorar su liquidez tras la crisis provocada por la covid-19, manteniendo en todos los casos la gestión de los establecimientos.

Por su parte, en los últimos cinco años, Bankinter Investment ha lanzado 16 vehículos de inversión alternativa con un capital comprometido superior a 3.000 millones de euros. Cuenta con una cartera de activos bajo gestión de más de 5.000 millones de euros, incluyendo la financiación de proyectos.