Línea Directa ha debutado este jueves en Bolsa con una subida del 23,07 % y se ha revalorizado algo más de 330 millones en un sólo día, consiguiendo el cuarto mejor estreno de la historia y dispuesta a repartir "grandes dividendos" en esta etapa en solitario, tras "emanciparse" de Bankinter.

La aseguradora, que se disparaba casi un 26% tras la apertura, ha rondado avances del 30% durante toda la sesión aunque ha acabado con un precio por acción de 1,622 euros frente a los 1,318 euros fijados como referencia, todo un "éxito" en palabras de los analistas consultados por Efe.

El volumen movido ha estado en torno a los 28 millones, mientras que el máximo diario se ha situado en 1,75 euros por acción, explica el analista de IG Sergio Ávila, que no ha percibido ningún movimiento destacable.

Se trata del cuarto mejor estreno de una compañía en Bolsa, sólo por detrás del protagonizado en 2018 por la minera australiana Berkeley Energía, que sumó un 51,9 %, la biotecnológica Oryzon en 2015 (un 35,69 %), y Liberbank en 2013 (un 30 %).

En opinión del analista de XTB Joaquín Robles, la fuerte demanda "ha estado impulsada por la progresiva mejora de los beneficios de Línea Directa", y por su rendimiento en 2020, cuando "logró incrementar sus ganancias en un 20 % en un momento en el que la economía sufrió una fuerte paralización económica" por la pandemia.

Según este experto, se espera que la compañía destine entre el 70 % y el 100 % de su beneficio a retribuir al accionista, "lo que la podría convertir en una de las empresas con mayor dividendo de la Bolsa española".

Por el contrario, el que hasta ahora era su único accionista, Bankinter, ha bajado un 1,55 %, la tercera mayor caída de la Bolsa española, y ha cerrado en 4,567 euros por acción, precio que ya no incluye el valor de los títulos de la aseguradora.

Día histórico

El de hoy sido un día "histórico" para Línea Directa, que se convierte en la tercera aseguradora española cotizada, tras Mapfre y el Grupo Catalana Occidente, y que después de este hito aspira a seguir creciendo de forma orgánica, "póliza a póliza", aunque sin renunciar a nuevos proyectos para diversificar su actividad.

A raíz de la operación, Bankinter se queda con el 17,4 % de los títulos, lo que supone un nuevo comienzo para Línea Directa, que ha saltado al parqué valorada en 1.434 millones de euros y que afronta con confianza y optimismo esta andadura en solitario.

"La salida a Bolsa es muy positiva. Pone a la compañía en valor, consolida nuestro liderazgo, nos hace más fuertes, más flexibles, nos da capacidad de financiación y nos permite adoptar una política de dividendos que se adapta a nuestras necesidades", ha explicado a Efe el consejero delegado de la aseguradora, Miguel Ángel Merino.

En términos similares se ha expresado durante la rueda de prensa celebrada en el Palacio de la Bolsa de Madrid su director de finanzas, Carlos Rodríguez, que cree que "ha sido un paso lógico y natural" para una compañía "muy madura, con rentabilidad suficiente para cotizar, y muy estable".

Una compañía atractiva para los consumidores

El 29 de abril es una fecha mágica para Línea Directa, que hace justo 26 años vendía su primera póliza tal día como hoy.

Se ha convertido en una de las compañías más rentables y solventes, con un retorno sobre el capital del 34% a cierre de 2020 y un margen de solvencia del 213%, al tiempo que ha venido repartiendo el "pay out" más alto del sector asegurador español, superior al 90%.

Actualmente cuenta con más de 3,2 millones de clientes y su facturación se acerca a los 900 millones de euros en primas, lo que la sitúa como la quinta aseguradora española con más cuota de mercado en el ramo motor, negocio que completa con los ramos de no vida y salud.

Lejos de ofrecer únicamente sus cifras como reclamo, la aseguradora lleva 15 días -y "una semana de locura", según su consejero delegado- de "road-show" para captar inversores.

Sobre el perfil de éstos, Merino ha recordado que cuentan con "grandes inversores" como son Bankinter, Cartival (sociedad de cartera de Jaime Botín) y el grupo Masaveu. A ellos se suma el pequeño accionista de Bankinter, "muy fiel al banco", y al que la entidad también repartió títulos de Línea Directa.

Una nueva era

Para Línea Directa "hoy es un día muy importante, el principio de una nueva era. Un principio nuevo para seguir haciendo las cosas como las hacíamos". En esta etapa, la aseguradora no se cierra a nuevos proyectos de cara a convertirse en una compañía multirramo.

"La idea que tenemos es avanzar sacando nuevos ramos a medida que vayamos consolidando el anterior. Ahora estamos en el proyecto de salud, donde ya tenemos 90.000 clientes, y en el momento en el que empecemos a consolidarlo probablemente salgamos en uno nuevo", ha apuntado Merino.