El presidente de Indra, Marc Murtra, ha sido respaldado con el 90,8 % de los votos en la Junta de Accionistas, en una sesión en la que ha anunciado "un nuevo tiempo" para la compañía, que se apoyará en sus "bases sólidas", en un contexto de recuperación tras la covid-19 en el que se aprovecharán los fondos europeos.

La Junta de Accionistas ha aprobado este miércoles por mayoría suficiente su nueva estructura organizativa, en la que se separan los roles de presidente, que será no ejecutivo, y de los consejeros delegados.

Concretamente, se ha aprobado con un 90,8 % de los votos a favor el nombramiento como consejero externo de Murtra, que es presidente no ejecutivo de Indra, en sustitución de Fernando Abril-Martorell, que sí tenía funciones ejecutivas y que fue respaldado como consejero con un porcentaje menor en su reelección en 2018, un 80,9 % de los votos.

Martorell fue relevado a petición de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), que tiene un 18,7 % de Indra.

En esta sesión de hoy, se ha ratificado también por mayoría suficiente, en votaciones por separado a la del presidente, el nombramiento de consejeros ejecutivos de Indra de Ignacio Mataix y Cristina Ruiz, ambos con un 99,8 % de los votos, responsables de las divisiones de Transporte y Defensa y Minsait, respectivamente.

Gestión de Abril-Martorell

Murtra ha valorado la gestión de Martorell en su etapa como presidente de la compañía, cuando desarrolló un proceso de transformación que será precisamente el que permita abrir este nuevo tiempo que se abre ahora.

El presidente ha expresado su "confianza" en los dos consejeros ejecutivos que se han nombrado -los mismos que llevaban las divisiones de Transportes y Defensa y Minsait en la época de Martorell- para liderar esta nueva etapa.

El nuevo presidente (Blackburn, Reino Unido, 1972), ingeniero industrial y patrono de la Fundación La Caixa, fue elegido el pasado mayo en un consejo de administración.

Entre otras responsabilidades, ha sido jefe de gabinete del Ministerio de Industria Comercio y Turismo, en la época de Joan Clos (2006-2011), y también director general de Red.es (2006).

En su intervención, Murtra ha informado de que la compañía ha cumplido los objetivos de 2020, además de las recomendaciones de buen gobierno en Indra, salvo la relativa a la separación en dos comisiones de la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Gobierno Corporativo, que la compañía no lo considera operativo.

Previsión de ingresos

Además, han intervenido Ignacio Mataix  y Cristina Ruiz, quienes han destacado la solidez de la compañía pese al impacto de la covid-19, que ha provocado retrasos en los proyectos como consecuencia del severo deterioro macroeconómico en los países donde opera la compañía.

Los consejeros han anunciado que se cumplirá con el plan anunciado a los inversores para 2021, que pasa por superar los 3.200 millones de euros de ingresos en moneda constante, obtener un ebit superior a los 200 millones de euros y lograr un flujo de efectivo libre en 2021 de más de 120 millones de euros.

Los consejeros delegados han recordado que, a pesar del endurecimiento de la pandemia durante el segundo semestre, Indra cumplió en 2020 con los objetivos comprometidos para el ejercicio y consiguió que su cartera alcanzase un nivel histórico, creciendo un 15,9 % hasta los 5.229 millones de euros, mientras que la contratación neta se elevó un 8,4 %, ascendiendo a 3.850 millones.

En esta junta, donde también se aprobaron las cuentas de 2020, con un 99,9 % de los votos, entre otros puntos del orden del día, han asistido 521 accionistas, entre los presentes y representados -estos últimos la mayoría (401)- propietarios de 126,24 millones de acciones, el 71,46 % del capital.