El consejo de administración de Indra ha aprobado finalmente el nombramiento de Marc Murtra como nuevo presidente, en sustitución de Fernando Abril-Martorell, que ocupaba el cargo desde 2015. Sin embargo, Murtra no tendrá poderes ejecutivos, que recaerán en dos nuevos consejeros delegados.

El órgano de gobierno de Indra ha nombrado a dos consejeros delegados, con carácter solidario, Ignacio Mataix y Cristina Ruiz, responsables de las divisiones de Transporte y Defensa y Minsait, respectivamente, según ha informado la compañía este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El Consejo de Administración ha considerado, según ha informado en la misma nota a la CNMV, que la permanencia de estos dos consejeros con funciones ejecutivas en sus respectivas responsabilidades de la compañía, además de la de director general corporativo, "permite garantizar la continuidad de la gestión al máximo nivel".

El nombramiento de Murtra como presidente no ejecutivo ha sido aprobado por unanimidad en el consejo de Indra

El objetivo es que se ejecute el Plan Estratégico 2021-2023 aprobado por unanimidad por el Consejo de Administración el pasado mes de febrero.

Estos nombramientos han sido acordados por unanimidad dentro del Consejo y previo informe favorable de la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Gobierno Corporativo.

El grupo ha revocado las facultades delegadas como presidente ejecutivo de Abril-Martorell y lo ha cesado como presidente, lo que supone la extinción del contrato de prestación de servicios ejecutivos que vincula a las partes.

Tras sucesivas caídas en Bolsa de Indra desde el viernes, el valor rebota hoy con subidas superiores al 2,5%

No haber avisado a Fernando Abril-Martorell de su cese con tres meses de antelación le costará a Indra, participado en un 18,7% por la Sepi, su primer accionista, 750.000 euros, como ha publicado este diario. El expresidente de Indra recibirá en total unos seis millones de euros de indemnización.

En los últimos días, representantes de accionistas relevantes de Indra trasladaron a este diario su pesar por lo que consideran una injerencia del Gobierno en el relevo de Abril-Martorell.

Las fuentes consultadas señalaban que existe un fuerte distanciamiento entre el hasta ahora presidente del grupo y el Ministerio de Industria, entre otras cosas por la negativa de Abril-Martorell de adquirir ITP Aero, compañía española de componentes de la industria aeronáutica, propiedad de Rolls-Royce.

Desde que se conoció el relevo en la presidencia de Indra, el valor del grupo español en Bolsa ha sufrido caídas, hasta del 7,9% el viernes pasado. Hoy jueves rebota con una subida superior al 2,5%.