La flamante alianza de uno de los gigantes estadounidenses de la inversión inmobiliaria, Hines, con la gestora canadiense Quadreal para invertir entre los próximos 12 y 18 meses hasta 1.250 millones en inmobiliario residencial de alquiler en toda Europa dedicará el 20% de esa inversión a España, según ha podido saber Vozpópuli.

El dúo entre el fondo estadounidense (con 124.000 millones en activos bajo gestión a nivel global, 18.200 millones en Europa) y la firma canadiense (que gestiona actualmente una cartera de 37.000 millones) centrará su apuesta en el incipiente build to rent o BRT (obra nueva de vivienda para alquiler), residencias de estudiantes y apartamentos con servicios.

Así, prevé invertir en un plazo de 12 a 18 meses un total de 1.250 millones en España, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, los países nórdicos y mercados ajenos a Londres en el Reino Unido.

Apuesta por España

Según ha podido saber este periódico, la partida prevista para España se centra en Madrid y Barcelona, y es de hasta 250 millones, el 20% de la inversión proyectada en toda Europa. Ambas ciudades están consideradas por Hines-Quadreal como "ciudades de alto interés o Tier 1". 

Los impulsores de la inversión no han querido hacer comentarios relativos al marco político legal en ambas ciudades españolas ni tampoco sobre cuál de ellas será prioritaria, si bien fuentes del sector apuntan a que la inversión podría ser mayor en Madrid.

Se espera, en cualquier caso, que Hines haga más inversiones en el sector del BRT español en 2020. A principios de febrero, cerró una operación conjunta con Acciona para impulsar unas 395 viviendas BRT en Valdebebas (Madrid) que rondaría los 100 millones de euros de inversión. 

Más inversiones... pero incipientes

La construcción de vivienda nueva pensada para exclusivamente para la demanda de alquiler es un mercado con escaso recorrido en España. 2019, el primer año con inversiones significativas en el sector en nuestro país, cerró con un volumen de inversión de 880 millones, focalizados principalmente en Madrid y luego Barcelona.

Según datos de la consultora CBRE, solo en enero de 2020 se invirtieron ya otros 184 millones, el 21% de todo lo invertido en 2019. Desde la consultora esperan que el residencial de alquiler, en virtud de las actuales tendencias demográficas, culturales y económicas, acabe convirtiéndose en el principal destino de la inversión inmobiliaria en España, tal y como sucede ya en EE.UU..

En 2019 se invirtieron un total de 880 millones en BRT en España

El fondo Ares, la gestora Azora, el propio Hines e incluso el brazo residencial en España de Carlos Slim son algunos de los impulsores de este mercado, todavía muy incipiente en el inmobiliario español -la inversión en obra ya existente de residencial y nueva pensada para el alquiler fue de 1.600 millones en total en 2019 frente a los 11.000 millones que se invirtieron en todo el inmobiliario en el mismo año-.

Del BRT los inversores esperan rentabilidades más bajas que el alquiler tradicional pero también más seguras. La gestora de alquiler asequible Locare ha estimado un potencial de inversión en el sector en nuestro país de hasta 130.000 millones en este tipo de viviendas que buscan acercarse a la capacidad económica del demandante medio de alquiler, cada vez más lejos de los precios ofrecidos por el alquiler tradicional -vivienda pensada para la compraventa devenida en alquiler- en las principales urbes de España.