Grenergy logró un beneficio neto de 0,4 millones de euros entre enero y marzo, el 89 % menos que un año antes, con una caída de los ingresos del 44 %, hasta 18,7 millones debida, fundamentalmente, a la ausencia de venta de proyectos en el trimestre.

En las cuentas remitidas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía de renovables ha señalado que sus ingresos bajaron a pesar de anotarse las primeras ventas de electricidad por valor de 3,1 millones de euros (asociadas al arranque del parque en propiedad B20).

Además, Grenergy mantiene su objetivo de vender este ejercicio entre 100 y 200 megavatios (MW), según la compañía, cuya deuda ascendía a cierre de marzo a 61,2 millones de euros, la mitad que un año antes, gracias a la ampliación de capital de 105 millones llevada a cabo durante el trimestre.

El resultado bruto de explotación se situó en 1,8 millones, con una caída interanual del 69 %, y los gastos de personal subieron el 53 %, superando los 2 millones de euros.

A lo largo del primer trimestre Grenergy invirtió 33,5 millones de euros principalmente en el proyecto Solar PV de Escuderos (11,2 millones), los parques eólicos Duna Huambos en Perú (10,5M millones) y Kosten (3,7 millones).

"Tendencia positiva"

"Estos demuestran una sólida tendencia positiva en las cifras operativas y financieras pese a la covid-19 (...). La ampliación de capital, que nos asegura los fondos para acometer las próximas inversiones, conjuntamente con la cartera, que sigue madurando a buen ritmo y alcanza los 6,1 gigavatios (GW), se demuestran claves para mantener el ritmo de crecimiento de la empresa según lo planificado", señaló Grenergy.