La crisis económica, política, sanitaria y social que la covid-19 ha dejado en Latinoamérica ha acelerado los traslados de grandes fortunas de Colombia, Perú, México o Argentina, entre otros, a España y, en concreto, a la Comunidad de Madrid por su ventajosa fiscalidad patrimonial, según confirman abogados tributarios a Vozpópuli.

La inestabilidad que hay en esos países, agravada por la pandemia, está animando a los altos patrimonios de esos países a cambiar su residencia a España, donde la seguridad jurídica y física está garantizada, y en donde el nivel de vida es más asequible y atractivo que en otros países europeos, como el Reino Unido, por ejemplo.

"La pandemia ha acelerado cambios de residencia de ciudadanos latinoamericanos a España. Los motivos de esos cambios de residencia no suelen ser fiscales. Con la adquisición de un inmueble de más de 500.000 euros, la Golden Visa les permite residir en España y moverse libremente por la UE. Los que vienen por trabajo se acogen a la 'ley Beckham' que simplifica la fiscalidad de patrimonios internacionales", explica a este medio Javier Vinuesa, socio de fiscal del despacho Gómez Acebo y Pombo.

Apunta, además, que en el plazo de dos años muchos pueden optar a la nacionalidad española, y que el proceso "es más fácil y menos gravoso en España que en Estados Unidos", por ejemplo.

Confirma la tendencia José Luis López Hermida, responsable de Tributación de Empresa Familiar y Cliente Privado de KPMG Abogados, quien señala que los clientes vienen de varios países y por distintas causas. "Aunque nos puede parecer que en España hay mucha incertidumbre, comparativamente es muy atractivo para las grandes fortunas de esos países", explica.

Seguridad física y jurídica para las grandes fortunas

Entre las razones figura que España es más amigable para los países latinoamericanos -como lo es Portugal para los brasileños-, por el idioma; y hay seguridad física y jurídica. "El problema que tienen los grandes patrimonios en otros países es que pueden tener un nivel de vida muy alto pero viven en jaulas de oro, con un nivel de seguridad muy bajo", apunta.

Hay percepción de que en España hay crisis, pero por encima de eso no debemos olvidar que estamos en Europa"

"Desde el punto de vista jurídico, España es un país miembro de la Unión Europea en el que no hay arbitrariedad legislativa como puede haberla en otros países. Si en algún momento una norma se extralimitara de sus funciones, hay procedimientos legales -impugnaciones, recurrir al Tribunal Constitucional, ir al Tribunal Superior de Justicia de la UE… Es un entorno confortable desde el punto de vista de la seguridad jurídica, algo que un alto patrimonio pone en la balanza", señala.

Madrid, polo de atracción por su fiscalidad

La mayoría de esas grandes fortunas eligen la Comunidad de Madrid porque el Impuesto de Patrimonio está bonificado al 100%, lo que en la práctica supone que no existe. "Las comunidades con un Impuesto de Patrimonio alto quedan descartadas", confirma Vinuesa.

"El común denominador es que vengan a Madrid, aunque también hemos visto situaciones en las que por raíces familiares deciden ir a una comunidad autónomas concreta, generalmente del norte. Ahí prima lo sentimental de volver a las raíces de la familia, pero en términos generales Madrid es un polo de atracción porque no tienen que preocuparse del Impuesto sobre el Patrimonio", señala el abogado de KPMG.

Con Madrid compiten otros países como Portugal o Italia, advierte, en los que se ha desarrollado normativa atractiva para que puedan localizarse los grandes patrimonios.

"Portugal ha hecho las cosas bien con una normativa razonable y respetuosa con el derecho de la UE de libre circulación de personas y capitales, ofreciendo un régimen para actividades de especial valor añadido con una fiscalidad ventajosa, e Italia lo ha copiado. Cada uno ha hecho la versión que ha querido en su nivel y ha tomado la decisión de ser más o menos generosa", explica López Hermida.