El Gobierno quiere combatir el desempleo de la juventud española. Con una tasa de paro juvenil situada por encima del 36% en el cuarto trimestre de 2020, el Ejecutivo ha puesto en marcha la "versión mejorada" del ya implantado en 2014 Plan de Garantía Juvenil, llamado ahora Plan de Garantía Juvenil Plus (GJ+), con el que pretende mejorar la cualificación de los jóvenes para acceder al mercado laboral.

Se trata de un plan que recibió este martes la luz verde en el Consejo de Ministros, y que será de aplicación entre 2021 y 2027. En concreto, según ha explicado el Ministerio de Trabajo, se inscribe dentro la inversión del Plan Estratégico Juventud Avanza, dotado con 4.950 millones de euros, de los cuales más de 3.200 millones se destinarán al PG+ a través del Fondo Social Europeo.

"Muchos de los problemas que tenemos es que se ha optado por fórmulas baratas para los jóvenes", explicaba la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, durante la presentación del plan. En este sentido, añadía, el nuevo plan "camina por las recomendaciones de la Unión Europea y está centrado en un contrato de trabajo digno".

Además de haber sido consultado con el diálogo social -que no lo ha aprobado de forma directa-, el Plan de Garantía Juvenil Plus incorpora las aportaciones que las comunidades autónomas trasladaron en abril y ha sido confeccionado con la colaboración del Instituto de la Juventud y del Consejo de la Juventud de España.

El documento aprobado por el Gobierno, formado por más de 80 páginas, contiene 69 puntos con los que el Ejecutivo pretende mejorar la empleabilidad y el emprendimiento de los jóvenes. En concreto, Trabajo propone reforzar la formación en economía circular, economía digital, energías renovables o transición ecológica, todo ello añadido a la formación deportiva, innovación musical o disciplinas artísticas. De la mano de esto, a lo largo del documento el Gobierno relaciona la mejora del empleo juvenil con el progreso de los entornos rurales afectados por la despoblación.

Mantener los empleos tradicionales

"El objetivo prioritario es incrementar la cualificación de las personas jóvenes dotándolas de las competencias profesionales requeridas por el mercado de trabajo", explica el documento, que reseña: "En un contexto marcado por el progresivo incremento de tecnificación, que amenaza la permanencia de los puestos de trabajo tradicionales, la formación para el empleo debe fomentar la habilidad para el aprendizaje, la adaptación y la actualización permanente", apunta.

Así, entre las medidas propuestas destacan las relacionadas con la "sucesión generacional" en el entorno rural, con la que el Gobierno pretende impulsar la fijación de población joven en estos territorios. Según Trabajo, se trata de impulsar a través de diferentes programas el relevo generacional "en empleos tradicionales y del mundo rural como, entre otras, el pastoreo de alta montaña, la ganadería extensiva, la apicultura, o la agricultura ecológica".

"Estos empleos ayudan a la creación de productos primarios de alta calidad y colaboran y contribuyen a una mejora de la calidad ambiental en todo el territorio nacional. De esta manera, además de luchar contra la despoblación, se va a fomentar la dinamización de la economía local evitando la desaparición de empleos tradicionales y necesarios", insiste el documento.

El compromiso es que en un plazo máximo de cuatro meses hayan recibido una oferta de empleo o de formación con un seguimiento especial"

Para esta medida, por ejemplo, el ministerio que dirige Yolanda Díaz aboga por poner en marcha programas de formación en alternancia con el empleo y fomentar los contratos de formación y aprendizaje "que contribuyan a recuperar el medio rural y a reforzar la estabilidad de la población", algo que podrá realizarse, explica el Ejecutivo, a través de Escuelas Taller, Talleres de Empleo y programas mixtos de Empleo-Formación.

Asimismo, indica el documento, se elaborarán recursos educativos abiertos (REA) "para que las personas mayores puedan transmitir los conocimientos y habilidades a las personas jóvenes". "De esta manera, se creará una nueva generación de personas cualificadas en empleos tradicionales", incide el análisis.

El Gobierno también apunta al turismo rural

No obstante, no es la única medida con la que Trabajo pretende aunar el empleo juvenil y la repoblación. En el documento, el Gobierno también aboga por incrementar la formación de los jóvenes en el marco del turismo rural. "El objetivo de estos programas formativos es la mejora de la cualificación profesional de las personas jóvenes inscritas en Garantía Juvenil, la inserción laboral y la puesta en marcha de nuevos proyectos de emprendimiento en el medio rural", se explica en esta medida, con la que el Ejecutivo recalca "la potencialidad que tiene el turismo rural en España en cuanto a la generación de empleo, de iniciativas emprendedoras, así como en cuanto al mantenimiento de la población".

Con todo, la vicepresidenta tercera insistió en su intervención en la colaboración público-privada, además de con las administraciones locales. "Pido implicación a las empresas, cambiar la cultura empresarial de nuestro país. No podemos tener jóvenes a los que pagamos con 436 euros al mes, esto está pasando. Habla mal del país, del modelo laboral del país, y de las empresas españolas", recalcaba Díaz, que insistía: "La apuesta del Gobierno de España es muy firme: necesitamos jóvenes incorporados al mercado de trabajo pero con condiciones firmes y estables en el mismo".

En esta línea, las medidas propuestas buscan crear oportunidades del empleo e incrementar la cualificación e inserción laboral de las personas jóvenes, "dotándolas de más competencias profesionales, superando la brecha tecnológica y la segregación". "Tenemos una parte de la población joven con escasa formación, pero también tenemos un porcentaje elevado de jóvenes archipreparados para incorporarse al mercado laboral. Estos dos extremos están actuando como un factor de expulsión del mercado laboral", recalcó Díaz.

Según el compromiso del Gobierno, las personas inscritas en el plan tendrán una "orientación más efectiva" que hasta ahora, con el compromiso de que en un plazo máximo de cuatro meses hayan recibido una oferta de empleo o de formación con un seguimiento especial.