Nuevo frente para el Gobierno. Las aseguradoras se han plantado y han roto las negociaciones con el Ejecutivo para poner en marcha un plan para garantizar los seguros de crédito a las empresas. El motivo del conflicto ha sido la cuantía de esta medida. El sector asegurador pedía 800 millones para hacer frente a la pandemia, pero el Ministerio de Asuntos Económicos sólo ha puesto encima de la mesa 300 millones de euros, una cifra que no ha convencido a la parte negociadora, según ha podido saber Vozpópuli por fuentes solventes. 

Desde la patronal advierten de que el valor total de las ventas crédito aseguradas en España asciende a 200.000 millones de euros, por lo que se trata de una cuantía considerable. Para contextualizar, este país es de los pocos de la Unión Europea que no ha puesto en marcha un plan ambicioso en este sentido. En Alemania, por ejemplo, se ha dotado de 30.000 millones de euros. En Holanda la cifra es de 13.000 millones y en Francia, de 10.000 millones de euros. 

El seguro de crédito protege las ventas a crédito entre empresas privadas y ofrece al asegurado protección contra las pérdidas derivadas del impago de sus ventas. Según fuentes de la patronal del seguro, la propuesta del Gobierno cubría una pérdida máxima neta de 300 millones de euros en 2020 y otros 200 millones en 2021, a devolver en un plazo de diez años. En el caso de los otros países mencionados estas cifras van sin necesidad de reembolso. 

Mapfre y Unespa se mojan

El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, se mostró muy crítico con el Gobierno durante su intervención en el foro empresarial organizado por la CEOE este martes, precisamente por este motivo. El primer espada de la aseguradora cotizada dijo que en España las medidas aprobadas por el Ejecutivo para paliar la crisis del coronavirus sólo representan un 11% del Producto Interior Bruto (PIB), frente al 54% que ha puesto Alemania o el 21% de Italia. 

En este sentido, el empresario destacó que España es uno de los pocos países de la Unión Europea en la que no se ha llegado a un consenso para poner en marcha un seguro de crédito común para garantizar el tráfico comercial. "El sector ha rechazado las propuestas del Gobierno, pero si no hay seguro de crédito no hay futuro para las pymes", advirtió.

Una protesta a la que se sumó la presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos. "Aquí, lamentablemente, no ha pasado de un mero amago", señaló. González de Frutos recalcó también que una de las principales enseñanzas que saca la patronal de esta crisis es que las economías y las sociedades más seguras con las que "están más aseguradas". "La resilencia de personas físicas y jurídicas ha sido muy superior allí donde contaban con garantías de seguro", ha sentenciado.