La segunda jornada del foro empresarial español organizado por la CEOE ha comenzado con una mesa protagonizada por el sector asegurador, que ha sido, hasta el momento, la más crítica con la actuación del Gobierno. El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, ha sido el encargado de abrir la sesión. El primer espada de la aseguradora cotizada ha lamentado que en España las medidas aprobadas por el Ejecutivo para paliar la crisis del coronavirus sólo representen un 11% del Producto Interior Bruto (PIB), frente al 54% que ha puesto Alemania o el 21% de Italia. 

En este sentido, el empresario ha destacado que España es uno de los pocos países de la Unión Europea en la que no se ha llegado a un consenso para poner en marcha un seguro de crédito común para garantizar el tráfico comercial. "El sector ha rechazado las propuestas del Gobierno, pero si no hay seguro de crédito no hay futuro para las pymes", ha advertido.

Huertas también ha destacado la importancia del ahorro para generar crecimiento a largo plazo de las políticas públicas. "Tenemos que pensar en el futuro y proteger a las familias y empresas", ha destacado. Bajo su punto de vista, el sector asegurador ha tenido un "comportamiento ejemplar" durante la pandemia, pero ha advertido de que "las aseguradoras no hacen milagros". 

Comportamiento ejemplar

Esta idea ha sido compartida por el presidente de Mutua Madrileña, Ignacio Garralda, que ha señalado que el sector asegurador ha cumplido su función durante la pandemia tanto ante empresas, mediante los seguros de crédito por ejemplo y facilitándoles liquidez, como ante los particulares a través del seguro de salud.

Aunque la pandemia no estaba cubierta por las pólizas de seguro de salud, las aseguradoras han asumido los gastos del tratamiento de los enfermos, ha señalado Garralda, quien ha recordado en este sentido que el 20% de los ingresos en hospitales privados durante los últimos meses han sido motivados por el coronavirus.

Ha señalado, por otro lado, que poner impuestos fuertes era una economía débil como en la que nos encontramos en España produciría un fuerte Deterioro económico (una "debacle económica") y ha recordado que Alemania, por ejemplo, está bajando ahora impuestos y no subiéndolos.

Finalmente, también ha señalado que la legislación laboral debe hacer más hincapié en la protección del trabajador y no del puesto de trabajo, afirmando que la dualidad entre empleos fijos y temporales perjudica seriamente a los segundos y les impide, por ejemplo, mejorar su formación en las propias empresas. 

Futuro sostenible

La presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos ha subrayado que el sector asegurado deberá estar presente en la recuperación de la economía y que ésta ha de ser sostenible y duradera. "Esto saldrá bien si, y sólo si, podemos reunirnos dentro de cinco o diez años y reconocemos entre todos que algo cambio", ha señalado.

González de Frutos ha recalcado también que una de las principales enseñanzas que saca la patronal de esta crisis es que las economías y las sociedades más seguras con las que "están más aseguradas". "La resilencia de personas físicas y jurídicas ha sido muy superior allí donde contaban con garantías de seguro", ha sentenciado.