La decisión de Salvador Illa de convertirse en el candidato a la Generalitat del PSC ha provocado un movimiento de piezas en el Ministerio de Sanidad. Según ha podido saber Vozpópuli, una de estas salidas ha sido la del responsable de las compras de material sanitario del Ministerio que dirigía Illa. Un directivo que desde este mes se integra en el equipo de Alberto Garzón

Francisco Valero, que hasta este mes de febrero era coordinador de la Unidad de Estrategias de Aprovisionamiento del Sistema Nacional de Salud, salta tras el movimiento de ministros al Ministerio de Consumo. En concreto, según ha podido saber este medio, Valero formará parte de la subsecretaría del de Consumo. Una división que lidera José Antonio García García, el que fuese durante ocho años directivo en la Dirección General de Ordenación el Juego.

Ni el Ministerio de Sanidad ni el de Consumo han querido valorar de forma oficial este movimiento ante las preguntas de este medio. Tampoco han querido aclarar quién será el encargado de ocupar ahora este importante cargo dependiente del Ministerio de Sanidad, que ha ocupado Valero en los últimos nueve años y cuyo papel ha sido clave en la gestión de material sanitario durante la pandemia.

La unidad que coordinaba Valero, que se integra dentro del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria  (INGESA), ha liderado el famoso acuerdo marco para el suministro centralizado de material. También conocido como el ‘megacontrato’ de Illa, que consiste la búsqueda de proveedores para comprar 3.700 millones de unidades de mascarillas, batas, guantes o test por un valor total de 2.500 millones de euros

Parálisis del proyecto

Esta iniciativa se puso en marcha el pasado verano para que los profesionales sanitarios no sufrieran el desabastecimiento de material en su lucha en primera línea contra el coronavirus que vivieron en marzo. La elección de los proveedores se cerró a finales del mes de diciembre, cuando empezaba la tercera ola, y las comunidades (todas excepto Comunidad Valenciana) ya habían hecho acopio de forma independiente de suministro.

Y, según han detallado en varias ocasiones representantes autonómicos a este medio, este gran contrato está paralizado. Desde el Ministerio de Sanidad, que ahora lidera Carolina Darias, no dan detalles sobre la compra pública a través de esta herramienta. Porque, en teoría, este proyecto de compra centralizada sigue en marcha.

La salida de Valero se produce con el foco mediático puesto sobre las vacunas. Pero la gestión del suministro de material sanitario durante los primeros meses de la pandemia fue una de las principales ‘patatas calientes’ de Sanidad, ya que sus profesionales fueron el gremio más afectado por la falta de medios adecuados en la lucha contra la covid-19.

Entonces, la batalla por el suministro de material para atacar el coronavirus entre todos los países, y las propias comunidades, provocó en ese momento la compra de materiales defectuosos, grandes contratos con proveedores opacos, elevados costes… Un estrés del mercado sin precedentes por la gran demanda y la concentración de la producción en China que, previsiblemente, ya no vivirá el nuevo responsable de suministro del Ministerio de Sanidad.