La Autoridad de la Competencia de Francia ha impuesto este martes a Google una multa de 500 millones de euros por no haber negociado de buena fe una compensación para los medios de comunicación por los llamados derechos afines, como era su obligación.

El organismo también ordenó al gigante estadounidense de internet que presente una oferta de remuneración a los editores y a las agencias de prensa por el uso de sus contenidos protegidos, bajo la amenaza de que tenga que pagar 900.000 euros por cada día de retraso.