Varapalo de la Audiencia Nacional a una de las filiales de ACS. La Sala de lo Social ha desestimado la demanda presentada por Cotronic, filial de la empresa que preside Florentino Pérez, contra la resolución del Ministerio de Economía que declaró que la empresa no podía ejecutar un ERTE alegando fuerza mayor por el impacto del coronavirus en su negocio. Al cierre de esta información ni ACS ni Cobra han respondido a preguntas de este medio.

En concreto, según la sentencia fechada el pasado 22 de marzo consultada por Vozpópuli, Construcciones de las Conducciones del Sur (Cotronic) planteó el 19 de marzo de 2020 un ERTE por fuerza mayor tras alegar que no podía prestar totalmente su actividad tras la declaración del estado de alarma por la pandemia. Cotronic se dedica al mantenimiento e instalación de líneas de telecomunicación para Telefónica, tanto cobre como fibra óptica.

La Dirección General de Trabajo, dependiente del Ministerio de Trabajo, declaró el 27 de marzo de 2020 que la existencia de fuerza mayor en el expediente presentado por Cotronic no había sido constatada. La compañía presentó un recurso de alzada contra esta decisión que, igualmente, fue desestimado el 10 de junio.

La empresa sostenía, y sostiene ahora en el recurso, que lleva a cabo su actividad para un cliente principal que, como consecuencia del estado de alarma decretado, le ha asignado menos órdenes de servicio de las habituales. Sin embargo, en ningún momento acredita que esa menor asignación obedezca a una causa de fuerza mayor”, reza la resolución.

Telefónica, cliente principal

Ese cliente principal es Telefónica, según se detalla en la sentencia. Cotronic es una empresa de instalación y mantenimiento de equipos, infraestructura y redes de telecomunicaciones en las instalaciones propias de Telefónica o de clientes de Telefónica dentro del territorio nacional, “por lo que el 97% de su actividad (74 millones de euros) depende de la actividad del cliente Telefónica”.

Cotronic se integrará en Vinci al cierre de 2021. Esta filial de Cobra Instalaciones y Servicios, división de la sociedad industrial perteneciente a ACS, entra dentro del paquete que la empresa de Florentino Pérez ha vendido por 4.980 millones de euros al gigante francés de infraestructuras. La operación se ha cerrado este mismo mes de marzo y está pendiente del visto bueno de los organismos de competencia. Si todo va como se espera, la integración se producirá al cierre del año.

El problema laboral se trasladará entonces a las oficinas francesas. Vinci dejó claro en la presentación de su acuerdo con ACS que mantendrá la plantilla de 45.000 empleados que tiene Cobra actualmente en más de 50 países. Es decir, mantendrá los cerca de 800 puestos de trabajo que tiene Cetronic, según consta en sus últimas cuentas anuales, y deberá asumir esta contienda laboral.

ACS y Vinci puede recurrir

Sobre esta decisión de la Audiencia Nacional, tanto ACS como Vinci pueden presentar un recurso de casación ante la Sala Cuarta del Tribunal Supremo. “Se considera, por tanto, ajustada a derecho la resolución que declaró no constatada la existencia de fuerza mayor en empresa cuyo principal cliente es Telefónica, teniendo en cuenta que, salvo la portabilidad, el resto de actividades no están aquejadas por una situación de fuerza mayor", detalla la sentencia.

La empresa no ha concretado "suficientemente el número de trabajadores afectados ni qué nivel de actividad está afectada por las portabilidades que lleva a cabo pretendiendo que se considere toda su actividad, (un 98% de la plantilla)”, concluye la Audiencia Nacional.

Segundo ERTE tumbado

Esta reciente sentencia de la Audiencia Nacional se suma a otra dictada por el mismo tribunal el pasado mes de julio. En este caso, la sala tumbó otro ERTE presentado casi de forma paralela al ya citado, solo que en este caso era por causas productivas y afectaba a otras áreas de la empresa.

Este ERTE, que afectaba a 737 personas (inicialmente a 763), llegó a los tribunales tras una demanda presentada por UGT en la que acusaba a Cotronic de haber firmado sin el apoyo mayoritario de los representantes de los trabajadores participantes en la comisión negociadora.

La sala acordó declarar nulo el ERTE tras constatar que "a UGT se le ha intentado privar de una de las facultades inherentes y más relevantes del contenido esencial del derecho a la libertad sindical cual es el ejercicio del derecho a participar en la actividad sindical dentro de la empresa, al impedirle su intervención plena y libre en la comisión negociadora del ERTE por causas productivas tramitado por la demandada".