Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Madrid, 1945) pasará a la historia como el gobernador del Banco de España (2006-2012) con pasado político -tuvo cargos en los gobiernos de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero- al que le sorprendió la crisis financiera y quien no supo ver el peligro de sacar Bankia a Bolsa.

Casi diez años después de abandonar el supervisor, admite en una entrevista con Vozpópuli que ya no le interesan los bancos tal y como los conocemos, a los que critica por estar siempre protegidos por el Estado, y culpa a los electores de no ser capaces de votar a políticos que emprendan las reformas estructurales que necesita España.

Pregunta. ¿Qué reformas diría que necesita España?

Respuesta. Yo creo que están clarísimas. Hay una reforma importantísima que es no tener el mayor paro de Europa y el mayor paro de jóvenes. Habría que crear una comisión en el Parlamento y estudiarlo. Las pensiones... necesitamos que sean sostenibles; el déficit público habrá que bajarlo... pero cuando desde Europa te dicen que no importa, será muy difícil.

Se está hablando mucho del tema del alquiler y de controlar los precios porque no pueden los jóvenes… pero es que el último dato es que un tercio de los jóvenes tiene salario cero. ¿Qué es lo peor? No ganar dinero y no tener trabajo y no tenerlo nunca.

P. ¿Por qué cree que la clase política no se atreve a emprenderlas?

R. No, no, no te metas con los políticos. Son los electores. Los políticos serán más tontos o menos tontos, pero lo que hacen bastante bien los políticos es ver qué quiere la gente. En España tenemos unos electores menos educados que los nórdicos, pero bastante mejores que en muchos países de Europa. Aquí la Administración Pública funciona razonablemente. Pero hay reformas pendientes, por ejemplo, con el tema del alquiler lo lógico sería llamar a los expertos y ver lo que se hace. Se ha hecho algo en el Pacto de Toledo aunque no ha servido para mucho, pero ha habido cierta pedagogía. Nuestras instituciones son lentas. Hay una demanda de los españoles de que los políticos hagan leyes. Yo creo, al revés, que habría que poner medalla a los políticos que no hacen leyes.

España es un país que cree que se resuelve todo poniéndolo en el BOE, pero luego no se cumplen las leyes"

P. ¿Está a favor de una banca pública?

R. Todo lo contrario. La banca pública es lo que pide Podemos y no estoy a favor. Las actividades bancarias deben ser privadas, plenamente privadas y en competencia. Mi idea es que lo que debe ser público es el dinero, para que no tenga riesgo. Todo esto de la banca pública es un disparate porque lo público no está preparado para innovar.

P. Usted lidió con la mayor crisis financiera en años, ¿cree que la crisis económica actual podría convertirse en crisis financiera?

R. Lo que se ha hecho después de la crisis es tratar de proteger mucho más a los bancos. Creo que difícilmente veremos crisis financieras porque los Estados harán todo lo posible por proteger a los bancos. Por ejemplo, ha llegado la covid, a los bancos se les ha empezado a proteger concediendo moratorias, dándoles avales para que den los préstamos… esto supone un coste enorme. Sería mucho mejor introducir euros digitales y librar a los bancos de parte de la regulación prudencial.

Miguel Ángel Fernández Ordóñez
Miguel Ángel Fernández Ordóñez en entrevista con Vozpópuli. Clara Rodríguez

P. ¿Es excesiva esa regulación?

R. Mientras no tengas un sistema de dinero público y seguro, no. Es absolutamente necesario asfixiar a los bancos.

P-. El otro día la ministra de Economía, Nadia Calviño, habló con el Banco de España para ver si se podían limitar los sueldos de los directivos en un contexto de ERE. ¿Esto se podría hacer?

R. En todos los monopolios, teóricamente, se controlan los sueldos.

P. ¿Considera que la banca es un monopolio ahora mismo?

R. Es un oligopolio porque hay varios agentes, pero tú no puedes hacer transacciones, por ejemplo, sin pasar por un banco. Una de las grandes propuestas que tendría el euro digital es que se podría hacer transacciones por el WhatsApp o desde el teléfono móvil sin tener cuenta bancaria.

Respecto a limitar los salarios, los controles en general son difíciles. No es que no estén justificados, que pueden estarlo. Hay propuestas curiosas, como que los CEO fueran responsables con su patrimonio si el banco quiebra.

Una de las protecciones que tienen ahora los bancos es que las leyes de la competencia miran a otro lado

P. ¿Vamos hacia un futuro de más concentración bancaria?

R. Si tú miras otras reformas como la de líneas aéreas, ves que algunas se han adaptado y otras han quebrado. Habrá algunos bancos que se adapten porque tienen un capital humano que sabe mucho de hacer todo eso, y tienen que hacerlo en competencia con otros.

Ordóñez y su relación con la banca en España

P. ¿Los bancos españoles lo están haciendo bien?

R. Creo que sí. Los bancos españoles han avanzado enormemente en los temas tecnológicos y Bizum es de todos, prácticamente. Los bancos no van a tener un problema de balance, de que pierdan la financiación. Lo que pueden perder, sobre todo, son los clientes. Lo que pueden perder es que llegue una bigtech y te dice: “A ver, ¿qué te está dando equis banco español? Esto y esto, pues yo te doy esto y 20 cosas más”. Es lo que tienes ahora en China con Tencent y Ant.

P. Y usted que vivió de cerca la creación de Bankia y la salida a Bolsa, ¿cómo ve ahora la fusión con CaixaBank?

R. No me preocupo de esto, de verdad. No lo sé. Es evidente que puedes tener sinergias y ventajas. Que los bancos tengan un problema de profitability enorme les lleva a hacer fusiones. Pero claro, es absurdo. Una de las protecciones que tienen ahora los bancos es que las leyes de la competencia miran a otro lado. Este banco, que es el primero del país, se come al cuarto. Esto en cualquier sector no se permitiría y aquí se deja.

P.- ¿Cree que la CNMC ha mirado para otro lado?

R. La CNMC no tiene competencia, yo creo. Pero en todo caso es Europa la que lo tiene que hacer. Quiero decir, ¿es razonable que tengamos un sector en donde no hay competencia y les dejemos hacer fusiones? En un sistema de libre competencia y sin protecciones no habría esa ventaja. Ahora tiene sentido porque probablemente tienen menos riesgo de caer.