La Seguridad Social ha concedido hasta la fecha el Ingreso Mínimo Vital a un total de 210.720 hogares en España, apenas el 17% de todos los que lo han solicitado desde que se creó la ayuda en junio de 2020.

Este organismo ha recibido 1,2 millones de peticiones de familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad y quieren poder cobrar esta ayuda, pero sólo ha podido revisar 811.859 expedientes, de los que únicamente uno de cada cuatro ha sido aprobado, según datos del organismo facilitados a Vozpópuli través del portal de transparencia.

El índice de aprobaciones, es decir, la proporción de expedientes aprobados de entre todos los presentados, varía mucho en función de las provincias.

Navarra lidera las concesiones, ya que es la única provincia en la que del total de solicitudes hay más expedientes aprobados que denegados (un 55% ha salido adelante). Le siguen Zamora (con un 40%), Asturias (38%) y Cádiz (37%).

En el lado opuesto se sitúan Baleares, dónde sólo una de cada diez solicitudes ha sido aprobada, Barcelona (con un 14,5% de expedientes concedidos), Guadalajara (16%) y Las Palmas de Gran Canaria (16,8%).

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha explicado en varias ocasiones que los casos en los que las solicitudes de Ingreso Mínimo han sido denegadas han sido porque no cumplían con los requisitos de renta y/o patrimonio.

"En su mayoría, las denegaciones se han producido por no cumplir el criterio de vulnerabilidad (al superar los umbrales de renta y patrimonio), aunque un 10% de las denegaciones se deben a la falta de acreditación de la unidad de convivencia, para lo que en enero se realizó una modificación normativa para que los trabajadores sociales y entidades colaboradoras del Ingreso Mínimo Vital puedan realizar la acreditación y facilitar el reconocimiento de situaciones de convivencia no convencionales", explicaba recientemente el Ministerio.

Madrid, Valencia y Sevilla, las que tienen más receptores del Ingreso Mínimo

En términos absolutos, las provincias en las que hay aún mayor número de beneficiarios cobrando el Ingreso Mínimo Vital son Madrid (20.687 familias), Valencia (16.448) y Sevilla (14.667), aunque también acumulan muchos expedientes que han sido denegados.

Las provincias de la 'España vaciada' son las que tienen menos beneficiarios. En Soria sólo lo cobran 161 hogares; en Guadalajara, 510; en Cuenca, 574; en Teruel, 603; en Segovia, 604; en Huesca, 722; en Palencia, 760; y en Ávila, 795.

La ayuda media que está recibiendo cada familia es de 459 euros, siendo algo superior en algunas provincias como Navarra (556 euros), Asturias (531 euros) y Cantabria (509 euros); e inferior en Ciudad Real (394 euros) o Badajoz (391 euros).

En los hogares a los que se les ha concedido la prestación viven 565.000 personas, de los 320.000 son adultos y 245.000 son menores de edad.

Por el momento, estas cifras se encuentran muy lejos de los objetivos que se había marcado el Gobierno cuando aprobó esta ayuda: llegar a 850.000 hogares integrados por 2,3 millones de personas.