Testa, la mayor socimi de alquiler de Blackstone en España, ha alcanzado un "acuerdo" con el Gobierno Foral de Navarra encabezado por la socialista María Chivite respecto a unos 400 pisos que tiene la socimi en Pamplona.

Se trata del 80% del parque de vivienda de Testa en la capital navarra y de pisos que han perdido recientemente su condición de vivienda protegida.

El "acuerdo" consiste en que Testa proponga a los inquilinos renovar sus contratos de alquiler aplicando una renta que será "inferior a la media del mercado para viviendas similares en la zona", esto es, precios que no deberán pasarse de un máximo de 650 euros, a cambio de que el Gobierno "mantenga su ayuda" a los inquilinos en la forma de subvenciones que soporten el precio final que deberá pagar cada inquilino en la misma proporción que lo hacían hasta ahora como viviendas protegidas.

La mayor filial de Blackstone en España

Testa es la mayor socimi de vivienda en alquiler del mayor casero de España, Blackstone. Testa, en sí, acapara un brazo de unas 11.500 viviendas, un tercio del parque que tiene el mayor fondo inmobiliario del mundo en España.

En un comunicado avanzado por Europa Press, Testa asegura ser "consciente" del "grave problema que existe en el acceso a la vivienda", aunque indica que debe "velar por la seguridad y continuidad de su negocio", y por su "legítimo interés" de percibir "una renta ajustada en cada momento a la realidad del mercado y a los mejores estándares de calidad".

La colaboración público-privada es una variante del negocio inmobiliario al alza en España, y en ella encajan, por ejemplo, las ayudas a inquilinos, defendidas por los promotores aunque cuestionadas por organismos como el Banco de España.