Bankia evitó referirse en su último informe de Registro Universal, presentado en octubre de 2020 a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, al riesgo que podía suponer para su negocio la problemática situación política, social y económica vivida en Cataluña.

Los bancos presentan todos los años al regulador del mercado español un informe, Documento de Registro Universal, en el que se actualiza la información financiera y se repasan los riesgos que pueden afectar a la actividad de la entidad. Bankia venía refiriéndose al conflicto en Cataluña en dichos documentos desde antes incluso de octubre de 2017, cuando se celebró el referéndum ilegal organizado en la región.

Caixabank nunca ha incluido en sus informes una referencia al riesgo que podría suponer la situación en Cataluña

En el Documento de Registro presentado en agosto de 2017, el banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri advertía sobre la situación política en España por la existencia de un Gobierno "en minoría" y las "fuertes tensiones regionales, especialmente preocupante la situación en Cataluña".

En el Documento de Registro Universal de Bankia presentado en julio 2018 se incluía entre los factores de riesgo el siguiente comentario: "En el tramo final de año se produjo un shock de incertidumbre asociado a la crisis política en Cataluña, si bien fue contrarrestado por la mejora del entorno exterior".

En el mismo documento se destacaba, en el ámbito nacional, "la incertidumbre por la situación política en Cataluña que, a pesar de las acciones adoptadas por el Gobierno de España, podría provocar volatilidad en los mercados de capitales y otras situaciones financieras en España, o de otro modo afectar adversamente al entorno en el que Bankia opera en Cataluña y en el resto de España".

Se mantiene cierta incertidumbre por la situación política en Cataluña", advertía Bankia en julio de 2019

Un año después, en el Documento de Registro presentado por Bankia ante la CNMV en julio de 2019, se apuntaba un comentario similar al de un año antes: "Se mantiene cierta incertidumbre por la situación política en Cataluña que, a pesar de las acciones adoptadas por el Gobierno de España, podría provocar volatilidad en los mercados de capitales y otras situaciones financieras en España, o de otro modo afectar adversamente al entorno en el que Bankia opera en Cataluña y en el resto de España".

Sin embargo, en el Documento de Registro Universal enviado por Bankia en octubre de 2020, el último que la entidad presentaba como Bankia, cuando ya se había comunicado la fusión con Caixabank, no se hizo ya referencia a la situación en Cataluña.

Caixabank, a pesar de ser posiblemente la entidad cuyo negocio más podía verse afectado por los acontecimientos vividos en Cataluña, nunca ha incluido en sus documentos de registro universal el riesgo que podía suponer la situación existente en la comunidad autónoma.

Caixabank sufrió una salida de depósitos multimillonaria durante los días más duros de octubre de 2017

La entidad, que sufrió durante los días más duros de octubre de 2017 salidas de depósitos por importe de 12.000 millones de euros, de acuerdo a estimaciones de fuentes consultadas por este diario, y que trasladó entonces su sede social de Barcelona (donde estaba desde hacía 113 años) a Valencia, sólo se ha referido en sus informes anuales de forma genérica a tensiones geopolíticas.

En los últimos años Caixabank "ha incluido una frase general prácticamente idéntica", señalan fuentes del grupo consultadas por este diario, en la que sin profundizar en riesgos concretos "sí se hace referencia a incertidumbres en relación con el entorno geopolítico y macroeconómico".

En particular, el grupo presidido ahora por José Ignacio Goirigolzarri hacía referencia al "deterioro pronunciado y persistente de las perspectivas económicas" generado por factores como "tensiones territoriales, gobiernos populistas o protestas sociales".

Santander, dos años sin riesgo en Cataluña

En los dos últimos informes presentados ante la CNMV por Santander, Documento de Registro Universal, la entidad no ha incluido entre los riesgos políticos o económicos la situación en Cataluña, ni en el depositado el pasado mes de marzo, ni en el anterior, en abril de 2020.

En el presentado en abril de 2019, Santander indicaba en el apartado de riesgos macroeconómicos y políticos: "En 2017 se produjeron en Cataluña movimientos sociales y políticos reclamando su independencia de España".

Cataluña declaró su independencia de España lo que condujo a su intervención por el Gobierno (...)"

A la fecha del informe, añadía el banco, "el desenlace de estas tensiones políticas y sociales en Cataluña sigue siendo incierto, lo cual podría afectar a los negocios, condiciones de financiación o el entorno en el que el Grupo opera en esta comunidad autónoma y en el resto de España".

Santander también apuntaba en el mismo documento que, el 27 de octubre de 2017 "la comunidad autónoma de Cataluña declaró su independencia de España lo que condujo a su intervención por el Gobierno de España causando inestabilidad política, social y económica en dicha comunidad autónoma.

En el Documento Registro de Acciones presentado por Santander en junio 2018, el banco comentaba: "Recientemente en Cataluña se están produciendo movimientos sociales y políticos reclamando su independencia de España", añadiendo prácticamente las mismas frases que incluiría al año siguiente sobre los riesgos generados.

BBVA, riesgo persistente

BBVA no ha dejado de referirse a la situación en Cataluña en sus documento de registro universal desde 2018, y al riesgo que podría suponer para su negocio una mayor tensión. Para el banco presidido por Carlos Torres, Cataluña ha supuesto cerca de un 20% de su negocio en España.

El pasado 10 junio, BBVA presentó su informe anual a la CNMV, en el que indicaba que en Cataluña "si bien las tensiones sociales y políticas se han suavizado en general desde 2017, en caso de que tales tensiones repuntasen podrían producirse escenarios de incertidumbre, volatilidad en los mercados de capitales y un deterioro de la situación económica y de las condiciones de financiación en España".

A 31 de diciembre de 2017, el negocio en Cataluña de BBVA representaba el 19,2% del total del grupo en España

A 31 de diciembre de 2020, las operaciones de BBVA en Cataluña suponían el 16% de los activos del grupo en España (el 18% a 31 de diciembre de 2019).

En el Documento de Registro Universal presentado por la entidad en mayo de 2020, se incluía un comentario similar, señalando igualmente que aunque las tensiones se habían reducido "de producirse un nuevo enfrentamiento institucional, podría haber escenarios de incertidumbre (...)".

En el mismo tipo de informe presentado en mayo de 2019, BBVA decía: "A pesar de que las acciones adoptadas por el Gobierno de España han ayudado a reducir el nivel de incertidumbre resultante del movimiento independentista en la región, los partidos partidarios de la independencia obtuvieron la mayoría de los escaños en el parlamento autonómico en las elecciones autonómicas celebradas en diciembre de 2017".

A la fecha de la presentación de ese informe, añadía BBVA, "(...) todavía existe una importante incertidumbre con respecto al desenlace de las tensiones políticas y sociales en Cataluña (...). A 31 de diciembre de 2018 el negocio del banco en Cataluña representaba el 18,2% del total en España".

En el Documento de Registro presentado por BBVA a la CNMV en mayo de 2018, el banco apuntaba también que, a pesar "de que las acciones adoptadas por el Gobierno de España han ayudado a reducir el nivel de incertidumbre resultante del movimiento independentista en la región", existía todavía "una importante incertidumbre" con respecto al desenlace de las tensiones políticas y sociales en Cataluña.

A 31 de diciembre de 2017, el negocio en Cataluña de BBVA representaba el 19,2% del total del grupo en España.