Adolfo Domínguez no logra remontar el vuelo. Si en los dos últimos ejercicios la presidenta e hija del fundador, Adriana Domínguez, se apuntaba un tanto tras "haber devuelto a la firma a resultado operativo positivo" tras más de diez años en pérdidas, la pandemia del coronavirus ha supuesto de nuevo un golpe muy fuerte para la compañía. No en vano, la empresa ha multiplicado por más de dos los números rojos, registrando unas pérdidas de 19,3 millones de euros durante su ejercicio fiscal 2020-2021, entre marzo de 2020 y febrero de 2021.

Un ejercicio en el que, según la información aportada por la compañía a preguntas de Vozpópuli, la empresa ha bajado la persiana a 56 tiendas y se la ha abierto a ocho, cerrando el ejercicio con 342 puntos de venta en 17 países, de las cuales 189 están ubicadas en Europa -174 en España-.

La merma del número de tiendas que viene realizándose de forma constante durante los últimos años, enmarcada en un proceso de "plan de optimización" de los establecimientos. De hecho, el 28 de febrero de 2018, Adolfo Domínguez contaba con 472 puntos de venta en 29 países. Es decir, en tres años la cadena ha perdido 130 tiendas propias y ha dejado de vender bajo este formato en una docena de países.

Con los cierres de las tiendas decretados por la pandemia en todo el mundo, Adolfo Domínguez ha sufrido, como resto del textil, un daño muy reseñable en sus ventas. En concreto, han registrado un retroceso del 42,6% con respecto al ejercicio anterior, hasta 66 millones de euros. "Ha sido un año marcado por la pandemia y ha afectado a la trayectoria ascendente de la compañía", explicaba el director general de Adolfo Domínguez, Antonio Puente, en la presentación con periodistas este miércoles.

Adolfo Domínguez confía en el empuje 'online'

Con todo, Adolfo Domínguez confía en que las ventas online sigan creciendo y poder compensar así la caída de facturación en el canal físico. Según los datos aportados por la empresa, el canal online supone ya un 20,7% de todas las ventas de la compañía, habiendo crecido en el último ejercicio más de un 25%.

De hecho, la cadena trabaja en implementar varios cambios que le permitan mejorar las ventas en este canal, como la implantación del RFID, uno de los proyectos más exitosos de su competidor Inditex, o la mejora del proyecto ADN, un asistente digital que atiende al cliente para hacer la compra en la web.

ERE en marcha

El pasado marzo, Adolfo Domínguez anunció un ERE por causas económicas, organizativas y productivas, que afectará a unos 300 trabajadores en España, el 30% de su plantilla, con un impacto homogéneo en su sede central y red comercial.

"La aceleración del retail hacia la venta online obliga a la firma a reestructurarse hacia nuevos sistemas de gestión y venta para garantizar el futuro del negocio", explicó entonces la empresa.