Economía

Repsol presenta unos números rojos hasta septiembre de 2.578 millones

La pandemia ha provocado una fuerte caída de los precios del crudo y del gas, que para los primeros nueve meses del año tuvo un impacto negativo en sus inventarios de 1.048 millones

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, y el consejero delegado, Josu Jon Imaz, en la junta de accionistas 2020.
El presidente de Repsol, Antonio Brufau, y el consejero delegado, Josu Jon Imaz, en la junta de accionistas 2020. Europa Press

La tendencia de Repsol en los resultados del tercer trimestre se mantiene. La petrolera ha presentado en septiembre unas pérdidas acumuladas de 2.578 millones de euros, frente al beneficio de 1.466 millones que presentaba en los primeros nueve meses en 2019. 

Aunque de estos números rojos sólo 94 millones corresponden al tercer trimestre que se suman al impacto presentado en julio. Repsol decidió en el aquel período de primera ola de la pandemia, marcado por el confinamiento generalizado, ajustar sus hipótesis de precios, lo que afectó al valor de sus activos de 'upstream' (exploración, desarrollo y producción) y se reflejó en un impacto negativo de 1.726 millones.  

La petrolera explica a sus inversores en estas cuentas de septiembre que las medidas adoptadas tras el inicio de la pandemia han permitido que el resultado neto ajustado del tercer trimestre mejore en 265 millones de euros.

Repsol puso en marcha un Plan de Resiliencia el pasado 25 de marzo, ante la caída de los precios de las materias primas y de la demanda provocada por el coronavirus. El Plan establece una serie de medidas que están resultando eficaces para reforzar la generación de caja y fortalecer el balance, reflejándose también en una progresiva reducción de la deuda neta, así como en los costes operativos e inversiones. 

Más ajuste de gastos

A finales del tercer trimestre la compañía ha revisado los objetivos para el año, la petrolera ha aumentado su estimación inicial de reducción adicional de los gastos operativos hasta los 500 millones de euros, el recorte de las inversiones hasta los 1.200 millones y la optimización del capital circulante en cerca de 700 millones de euros. Todo ello respecto de las métricas presupuestadas a principio del año.

"Nuestra fuerte generación de caja durante el periodo muestra la eficacia de nuestro Plan de Resiliencia", explica el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz. "Hemos sido capaces de obtener un flujo de caja operativo positivo en todos los negocios, totalizando 2.122 millones de euros en los nueve primeros meses del año, acreditando nuestra solidez incluso en un escenario tremendamente complejo, con precios de las materias primas deprimidos y una demanda inusualmente baja”, añade.

Sobre las inversiones, Repsol explica que las inversiones en exploración y producción durante el tercer trimestre de 2020 ascendieron a 163 millones, inferiores en 390 millones a las del mismo periodo de 2019. Durante los primeros nueve meses de 2020, ascendieron a 766 millones, inferiores en 748 millones a las del mismo periodo de 2019.

Repsol destaca su "positiva generación de caja operativa durante el año, de 2.122 millones de euros, al tiempo que ha reducido su deuda neta en 882 millones de euros, hasta situarla en 3.338 millones".

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba